Abril 2009

Haikus destacados por los participantes del foro
Responder
Avatar de Usuario
Barbarroja
--------------------
Mensajes: 223
Registrado: 24/Nov/2006 00:45
Ubicación: Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), España

Abril 2009

Mensaje por Barbarroja » 08/May/2009 01:23


Del pozo oscuro
un balde
de agua clara.


Este haiku de Santiago me recordó, aunque en sentido inverso, ese otro del gran maestro Buson que dice:


Una camelia
cayó en la oscuridad
de un viejo pozo



Que significativo que para el más plástico, o mejor dicho, el más colorista de todos los haijines, una camelia quede sumida en la más absoluta oscuridad. En el haiku de Santiago ocurre más bien lo contrario, de la oscuridad de un pozo emerge la luminosidad, la frescura de un balde de agua clara. Precioso, numinoso.







Oscuridad
el chorro de la orina
de una vaca



Este precioso haiku de Jorge es uno de esos haikus que se cimientan en una presencia inquebrantable, una presencia quizás más profunda de la que habitualmente mostramos al captar haiku. El sonido del chorro de orín de una vaca que cae en medio de la oscuridad. También el haiku de Jorge me recordó ese soberbio haiku del maestro de Yamaguchi que dice así:


Desde lo alto
orino hacia la aldea
que duerme un sueño profundo.








Al solecico,
se palpa temblorosa
el calor del pelo.



Este magnífico haiku de Raijo tan rico en matices y sentidos es un maravilloso ejemplo de cómo el gesto humano puede convertirse dignamente en el elemento central y estructurador de un haiku. Me viene a la memoria aquel haiku de Bashô que dice:


Envolviendo los pastelillos
con la otra mano se aparta
los pelos de la frente.








En el viento de abril
el potro ha percibido a su madre.



Este haiku me ha sacudido de arriba a abajo. Durante días me ha acompañado en los poros, en las entrañas. Después he sido yo quién lo ha guardado a buen recaudo, bien cerquita del corazón. No creo que pueda encontrar palabras que le hagan justicia. También me resulta imposible explicar como cinco palabras han podido conmoverme de esta manera. Sé que éste será uno de esos haikus que me acompañen allá donde me encuentre. Gracias por esta joya MAVI.


Mi enhorabuena a todos.

Sergio Pinteño.
Vivir en la miseria
el agua fluye.

Taneda Santôka

Responder