Abril 2009

Haikus destacados por los participantes del foro
Responder
Avatar de Usuario
Elías
--------------------
Mensajes: 1390
Registrado: 10/Dic/2008 22:22
Ubicación: La Mancha, España
Contactar:

Abril 2009

Mensaje por Elías » 10/May/2009 18:31

Estas son las cosas que me sugirieron algunos de los haiku. Hubiera tomado un buen puñado más, pero…

de paseo
hasta que el camino
se ha vuelto campo


Es de esos que aunque me lo sé, lo llevo en el bloc escrito para leerlo y releerlo, para paladearlo y disfrutarlo. El paseo, como esencia y paradigma de haiku, que se comienza en un camino que uno escoge, hecho por la mano del hombre, hasta que de repente, te ves en plena naturaleza, una naturaleza que te supera y siempre estuvo allí. Lo dicho, para mí, una joya.


Desde el umbral,
salpica la lluvia
el serrín pisoteado


¡cuántas veces vivida la escena! La bendita lluvia que a veces se mete donde no la llaman. Aquí es bueno que caiga, unos metros más allá puede causarnos alguna molestia. Aunque al final, ese olor de serrín mojado, ¿a quién no le gusta sentirlo?


La voz del ave
la voz del ave...
y al fin clarea el día


Saltarte las normas más básicas del haiku conlleva que o sales airoso, o el asunto queda feo, pero feo. La reiteración, más que justificada para causar la sensación de pesadez del animal hasta llegar a impedirnos dormir, prepara un maravilloso desenlace. La autora nos presenta un extraordinario haiku del que sale muy, pero que muy airosa.

Salón vacío.
Ni siquiera el tictac
del viejo reloj.


¡cuánto vacío para cuántos recuerdos! Por echar en falta, se echa hasta aquel sonido de aquél reloj. Resulta casi hiriente la sensación y el ambiente que se logra. Muy bueno.


El matadero-
mientras lo desangran
bala bajito.


No llegué tiempo a subir: “balde de zinc/removiendo la sangre/sube la espuma”. Pero al que vamos: Este haiku que se nos presenta, crudo, pero real como parte de la vida que resulta ser la muerte, se nos mete dentro y nos da ese pellizco que sólo un buen haiku nos llega a dar. La rebelión, por modesta que sea, incluso contra lo que es irremediable. ¡qué buen haiku!

Bajo del tren.
El olor de castañas
recién asadas.


El kigo nos lleva a una estación del año ...y del tren, pero podría ser un haiku de este o de otro siglo. El tren, el olor, castañas y el fuego que las acaba de asar: ambientes tan entrañables que hacen que aquello del “aquí y ahora”, a veces sea el aquí y el siempre sin mayor problema…

Bandada de tordos,
por todo el campo
flores amarillas.


¡cómo me gustan los haiku con estilo propio! La naturaleza al pleno explotando en tres sencillos versos. ¿para qué más?

Escalofrío
El ruido de la crecida
contra el puente


Un haiku, tiene un tiempo y tiene un lugar. Hay lugares del mundo donde sabemos que el agua escasea, pero que cuando dice de llegar, a veces llega de manera preocupante. El sonido siempre bienvenido del agua, se convierte escalofriante cuando a la naturaleza (¿o las personas?) la cosa se le va de las manos. Directamente desde el alma al exterior, en tres versos.

Sauce llorón.
El humo de los rastrojos
entre sus hojas


“El humo ciega tus hojas”, ...y te hace llorar, señor sauce, les faltó decir a los Platters, jaj. Disculpen la torpe broma de despedida ante un haiku tan absolutamente sugerente. Lo efímero y “quemable” de los rastrojos, se cuela entre la consistencia y firmeza de todo un sauce a través de sus hojas. ¡qué imagen! Enhorabuena y gracias.

Un abrazote y gracias a todos y todas los que os tomáis la molestia de compartir vuestros haiku para el disfrute general.
Crepitaciones / La niebla está calando / en el rescoldo
de Mavi

Responder