Diciembre 2006

Haikus destacados por los participantes del foro
Responder
Avatar de Usuario
Luis Corrales
--------------------
Mensajes: 307
Registrado: 15/Nov/2006 00:42
Ubicación: Viena, Austria
Contactar:

Diciembre 2006

Mensaje por Luis Corrales » 04/Ene/2007 02:02

A partir de ahora me gustaría ir destacando algunos de los haikus del foro. En un futuro podríamos quizás reunir los mejores en un poemario conjunto o incluso en una antología. El tiempo dirá.
Quería comentar que para poder participar en el apartado "Haikus" es preciso alcanzar el rango interno de haijin. Los moderadores irán proponiendo nuevos nombres por regla general a los poetas que reciban un cierto reconocimiento en La Pizarra, o bien, con carácter excepcional, a poetas cuyo talento destaque desde el apartado "Tercetos".

Empiezo esta primera selección de poemas con esta espontánea sorpresa mañanera de Mavi:

El desayuno
Dentro de la naranja
una tijereta


Encantadores estos dos poemas de José Luis Vicent:

la nieve sucia;
al borde del camino
lava sus manos


en el reloj
se ha venido a posar...
insecto alado


El primero por ese contraste interno tan curioso entre suciedad y pulcritud; el segundo por expresar tan bien esa frustración tan típica de no conocer el nombre concreto de ese bichito o de esa planta que se está observando.

Esta repetición de la palabra "hielo", por Maramín, es muy curiosa:

hielo en la acera,
el hielo del aliento
en la bufanda.


Un haiku lleno de misterio de Raijo, por el que se cuela una cierta brisa:

Muros de casas
cerrados en esquina;
tiembla algún cable.


Maravilloso haiku feísta éste de Barbarroja:

Moscas y moscas
la mitad del marrajo
quedó por vender.


A Eva Comas tenemos que felicitarla por un haiku tan distinto y tan deportista como éste:

pedaleando
contra el viento del norte
olor a higuera


Es un haiku lleno de olores, contrastados y contrapuestos: el feísmo del sudor, el frescor de la higuera.
Israel ha aportado, por último, dos muestras estupendas:

recién barrido -
en el cemento quedaron
huellas de perro


(Bendita ingenuidad la del haijin, ¡como si una escoba pudiera borrar las huellas del cemento!)

anochecer -
las luces de la ciudad
flotan en los charcos


Sobre este último haiku, si bien Jordi Climent (originador de la propuesta) proponía la variante "calles mojadas", me quedo con la versión de Israel por la menor redundancia.

Responder