Julio 2007

Haikus destacados por los participantes del foro
Responder
Frutos
--------------------
Mensajes: 65
Registrado: 09/Ene/2007 00:55
Ubicación: Albacete, España

Julio 2007

Mensaje por Frutos » 08/Ago/2007 17:49

Queridos amigos-hermanos, comienzo mis selecciones en el foro con una hipérbole: elijo los cinco haiku seleccionados para el Buzón por Israel López Balan. He intentado quitar alguno, pero ha sido imposible. Todos me gustan muchísimo. Comencemos:

noche de lluvia -
en un charco pequeño
el amanecer


Lo grande en lo pequeño, en lo mínimo lo inmenso, eso es haiku. Paso del tiempo, meditación, pureza. Un haiku que se hará clásico, que nos sobrevivirá.

colegio cerrado -
a la hora del recreo
el silencio


Un poemita encantador. Un haiku que habla sobre el silencio y que, curiosamente, está lleno de risas y gritos.

viejo hospital -
un anciano dejó
cuerpo y bastón


Un senryu, casi una greguería. Los límites del haiku se difuminan. Este poema es y no es haiku. Lo es por: el primer verso, la métrica, el wabi-sabi. Pero quizá es más una greguería o un senryu o un zappai, por el ingenio, la gracia, no sé. Disfrutémoslo, sea lo que sea.

vuelo de avión -
posada en una flor
la mariposa


Otra vez lo grande y lo pequeño, pero está vez magnificado en un contraste tremendo: lo atronador y lo silencioso, lo mínimo y lo gigantesco, lo duro y lo leve...


largo camino -
sobre el asiento trasero
el ocaso


Otra vez sabor a wabi-sabi (melancolía, belleza de la fugacidad). Recuerda al haiku crepúsculo recorriendo el camino, de Basho.


PALMIRA


De Palmira estos dos haiku muy semejantes:

Tras el cortejo,
el olor de las rosas
pisoteadas
.

Mientras se pudren,
el olor agridulce
de las naranjas.


Una vez más la haiyín no aparta la mirada ante lo que se rompe, lo que se corrompe, lo que es desechado. Al contrario, saca de ello el placer de un olor que nos concilia con la vida inesperadamente.

VIENTO

Amanecer,
el rumor de la feria
toda la noche.


Recuerda a los dos primeros de Israel (“noche de lluvia” y "colegio cerrado"). El paso del tiempo. El ruido en el silencio. El ying y el yang. En el vacío lo lleno.


PINTURA

Brisa de otoño:
va rápida la obrera
al hormiguero.


Un haiku irreprochable. El kigo, en este caso, recorre todo el poema, dotándolo de vivacidad y frescura.


MARIA
ventana rota-
el reflejo de la luna
en las telarañas.


Una ventana rota, unas telarañas...poca cosa. Pero aparece la luna...y todo cambia.

SANTIAGO LARRETA

siguen allí
tal como las dejamos
las cuatro piedras


Un haiku tan sencillo y hermoso que es mejor callar y degustarlo, tranquilamente.


J.Climent

atasco en la autopista -
dentro del coche
olor a mar


¡Qué hermoso! Sabor a haiku e, incluso, lección zen ante las dificultades de la vida.

tallos de bambú -
dibujan en la niebla
sombras chinescas


Encantador, leve, infantil. Haiku en estado puro.


J.L. Vicent

en la hojarasca
dos sapos juntos, y uno
levanta el párpado


Con este haiku pleno de observación, José Luis desmiente la cita que acompaña a sus mensajes: (“¡Qué difícil es para mí ver lo que tengo ante los ojos!”). Sigue enseñándonos a mirar, maestro.

VIENTO


una nueva ola
poco a poco el mar y yo
nos conocemos

Sentirse uno con las cosas, con el mar en este caso. Poco a poco, sin prisas. Un haiku memorable.


ORZAS


Extenso mar,
la gaviota se aleja
del mirador.


Brisa de mar,
sobre el último cerro
una gaviota.


Dos haiku llenos de cieloy espacios amplios, respirables. Los elijo a ambos así, unidos, ya que forman una secuencia, el inicio y final de una mínima historia.

Frutos
"¡Gitanos, gitanos!" (Marcello Mastroianni en "Ojos negros")

Responder