Agosto 2007

Haikus destacados por los participantes del foro
Responder
Frutos
--------------------
Mensajes: 65
Registrado: 09/Ene/2007 00:55
Ubicación: Albacete, España

Agosto 2007

Mensaje por Frutos » 10/Sep/2007 19:20

Jorge Moreno Bulbarela

Si no somos capaces de escribir un poema (que nos impacte) sobre una bolsa de papas vacía, entonces no nos podemos llamar, de verdad, haiyines.

último convoy
una bolsa sin papas
en el asiento


Cómo nos gustan los haiku del detalle que nunca pasaría desapercibido a un niño:

sin corriente eléctrica -
el reflejo de la calle
en el monitor



Rodolfo Langer

un viejo piano
sólo polvo alrededor,
y el silencio.


Muy bien expresada la emoción ante lo caduco, el tantas veces mentado wabi-sabi. Curiosamente, un haiku muy parecido a otro del maestro Maramín, que comento más adelante.


María

Rumor de agua-
se apresura el rebaño
hacia el arroyo.


Este haiku me acerca dos sonidos de la infancia: el cascabeleo de las apresuradas ovejas y el sonido del agua fluyendo. Dos sonidos muy semejantes entre sí. No sé qué extraña perfección tiene este haiku: el sonido fresco que hace que se acelere el paso del rebaño, el olor del rebaño en el aire, el mismo aire fresco de humedad...todo dicho de forma impecable. Podría ser el mejor haiku de este mes.


Patio con luz-
mientras cuece el arroz
el canto del jilguero.


Otra maravilla. Recuerda al clásico: “hasta en la olla / de cocer las patatas, / ¡la luna llena!”, de Kyoroku. ¡Qué encanto tienen estos haiku hogareños, de ama/o de casa, cuando están bien escritos! No digo nada más, volved a leerlo.

Olor a espliego-
la vieja bicicleta
en el desván.


Danos un respiro, María, que, como diría Issa, “da dolor de cabeza tanta hermosura”.


Palmira

Arranca el tren.
En la estación florecen
las buganvillas.


Muy conseguido el efecto de contraste entre el dinamismo del tren y la inmovilidad aparente de las flores. Hermosísimo.



Maramín


Dos haiku de lo decrépito y uno de la vida que brota y engendra más vida. Otra lección más de Maramín.

vieja estación,
tras los cristales rotos
polvo y silencio.



un chaparrón,
dos grandes caracoles
bajo el romero.



al pisar
polvo y cenizas
¿A quién aplasto?




MAVI

Nuestra amiga Mavi (también maestra) nos descubre la belleza en lo más inadvertido. Su mirada abierta, limpia, nos muestra tesoros que acaso no seríamos capaces de ver sin ella a nuestro lado, diciéndonos: “Eh, mira!”

Bancal estercolado
Algo atrae el vuelo
de los vencejos





Pequeño estanque
La carpa engulle un cacho
de pan mohoso




Maizal hasta lo lejos
Ni un palmo de sombra en el camino




El viento trae
un olor de lluvia
al huerto seco



Raijo


Una ranica
recorriendo a saltos
todo el barbecho


Vemos a la ranica, sí, la vemos, está ahí, miradla.

Sobre el charco
cubierto de polvo,
pompas estancadas


La belleza de este mundo es inagotable cuando sabemos mirar. Este haiku es un buen ejemplo de ello.


PINTURA

Fuertes ladridos:
el lento movimiento
de la tierra.


¡Qué contraste tan acertado! Lo estridente, rápido y fugaz; lo callado, lentísimo y eterno.

Cielo estrellado:
la tos y los ronquidos
casi al unísono.


Si tuviera a Pintura (¿es una chica?) ante mí, le haría arrodillarse y, con una espada, la nombraría caballero(¿es un chico?) del haiku. No merece menos esta mezcla inaudita y acompasada de elementos.


Santiago Larreta


sobre la mesa
el libro cerrado
toda la tarde


En la línea de “siguen allí / tal como las dejamos / las cuatro piedras”. Igual de conseguido.


Rafael Costa

Los moscardones
sobre la fetidez
del perro muerto.


Un buen haiku feísta. La fetidez es tan fuerte que cobra insólito protagonismo (los moscardones, más que sobre el perro, están sobre la fetidez del perro). Enhorabuena, Rafael.


Israel


viento del norte -
un mendigo hojea
el diario de ayer


Encantador. El mendigo, abierto a la naturaleza ("viento del norte"), con otro ritmo, distinto al de los transeúntes que pasan, raudos y ansiosos en busca de la actualidad.[/b]
"¡Gitanos, gitanos!" (Marcello Mastroianni en "Ojos negros")

Responder