Enero 2007

Haikus destacados por los participantes del foro
Responder
Avatar de Usuario
Luis Corrales
--------------------
Mensajes: 307
Registrado: 15/Nov/2006 00:42
Ubicación: Viena, Austria
Contactar:

Enero 2007

Mensaje por Luis Corrales » 05/Feb/2007 19:40

Comienzo mi particular selección de enero "pescando" de ese cajón de sastre que es el apartado Tercetos dos buenos haikus de Orzas:

Cima del monte,
los cercados del valle
entre las nubes.

Sobre el tejado
tres hileras de tordos,
la otra en el aire.


El primero es una imagen neblinosa muy atractiva y descrita con fortuna; me sugiere un fuerte olor a pastos y a humedad. El segundo es una curiosa foto ornitológica, extrañamente perfecta.

De Barbarroja -que parece que va a ser un fijo de estas selecciones por la calidad de sus impresiones- tengo que destacar obligatoriamente a su herrerillo:

el herrerillo
elige para cantar
una morera


No creo que haya aquí personificación alguna (y abundo en el debate que se produjo en su día), pues al fin y al cabo el herrerillo tiene la misma capacidad de elegir que cualquier humano. Otra cosa es que a nosotros nos parezca incomprensible y, por eso mismo, nos provoque el haiku. Del mismo autor:

viento calmo
lo justo para turbar
una espiguilla


Qué maravilla. Un viento mínimo, una espiguilla insignificante y su movimiento casi imperceptible. Esto solo lo puede captar un haijin avanzado.

El último doblete del mes -según mi gusto- se lo lleva José Luis Vicent, con dos imágenes oscuras, misteriosas, desasosegantes:

entre las sombras,
un gorrión picando
en la pared

Un cielo oscuro,
y el vuelo precipitado
de una paloma


¿Qué hace ese gorrión picando en la pared? ¿Qué busca entre sombras? Pero si parece que se ha vuelto loco... ¿Y esa paloma azorada? ¿Está el cielo oscuro por la lluvia inminente o es que desconciertan a la paloma las primeras sombras del ocaso? El misterio de la naturaleza, nada menos.

Sigo mi periplo de enero con esta efímera estampa matutina de Mavi, hecha de sol y sombra, de escarcha y de agua clara:

Acequia al sol
Se retrasa en la umbría
la última escarcha


De Palmira me quedo con éste:

Un manantial.
Echadas en la tierra
mis zapatillas.


He estado a punto de tomar la primera versión que escribió, pero finalmente me he decantado por respetar su carácter no definitivo. Este haiku es un puro frescor primaveral y tiene un protagonismo humano muy bien tamizado.

Estupenda esta estampa de Maramín, con esos plurales tan amplios y respirables:

Montes nevados,
al pie de las majadas
huellas de lobos


Desconcertante y turbador hasta el límite el haiku que nos propone Eva Comas:

estatua sin cabeza
en su cuello aletea
la paloma


De los haikus "nevados" de Luis Carril me quedo con esta portentosa muestra:

¡Qué poco agita
la nieve el aleteo
del petirrojo!


¡Qué segundo verso tan intenso, tan nominal, tan aliterado! ¿Cuál es el sujeto y cuál el objeto? Si parece que es la nieve la que agita al animal...

Dejo para el final el haiku que más me ha impactado del mes. Un 5-5-7 de Grego tan salvaje y tan carente de complejos que remite directamente al comienzo de aquel mítico corto Un perro andaluz de Luis Buñuel (¡las connotaciones de las que hablábamos con Rojo!). Un jirón de nube -que no es ni nube-, como un jirón de la ropa, cortando a la luna (ese objeto intocable, perfecto y mítico para mil culturas, incluida la japonesa), así soltado, con un lenguaje tan directo e hiriente que nos lo graba directamente en la memoria.
Ahí va eso:

la luna llena
partida en dos
por un jirón de nube


...Y hasta el mes que viene.

Responder