Diciembre 2016

Haikus destacados por los participantes del foro
Responder
Avatar de Usuario
Mavi
--------------------
Mensajes: 3420
Registrado: 18/Nov/2006 00:14
Ubicación: Murcia, España

Diciembre 2016

Mensaje por Mavi » 11/Feb/2017 22:41

Querid@s compañer@s: A la vista de la enorme cantidad de haikus magníficos en el "Buzón del mes" en diciembre -y de las muchas y muy buenas selecciones publicadas- he optado por escoger algunos haikus que no han sido elegidos y que son igualmente reseñables y dignos de elogio.



parece árbol:
posado en una rama
el saltamontes



Los haijin saben que los saltamontes se convierten en rama y cuando saltan -sólo cuando saltan- se vuelven de nuevo saltamontes. De uno de ellos, que no ha logrado del todo convertirse en corteza, Hikari nos dice que "parece" árbol... Se ha quedado el bichico en tierra de nadie, en el reino del "parecer" que es tierra peligrosa para los saltamontes. Parece árbol... Si un niño lo hubiera dicho así, nadie se habría extrañado.



En el ibón resuena
el chillido de un águila –
Ninguna nube



Este haiku de Gorka vuelve primitivo el corazón de quien lo lee. El ojo se aclara, el oído se agudiza. Es inquietante que el aware proceda tanto o más del espacio que del sonido. El cielo se ha despejado. Nada. El azul. Las explicaciones pueden poco contra los misterios primigenios. Por eso se escribe el haiku muchas veces: esa imposibilidad de darle explicación, ese runrún que no te deja en paz. Puede que acabes escribiéndolo como una forma de apaciguamiento: El poder que tiene un chillido. Ninguna nube.



Nubes en cúmulo-
Sobre el caracol chafado
brilla el rocío



Me impresiona la luz que no se nombra. Me impresiona este haiku que bascula en una comparación interna entre los cúmulos y el cuerpo chafado. Y ese rocío, ah, ese rocío que JL Vicent ha visto, trayendo la cura a la herida, restableciendo el wa. La urgencia del rocío, que diría Pizarnik. Una misericordia, que dirían otros. Y lo cierto es que, en ese sentido, este haiku parece escrito por un japonés.



Raspando la roca
hasta caer en la hierba
una hoja seca



La mente ordinaria trabaja con las propiedades ordinarias de los objetos y los seres. Para raspar no elegirías una hoja seca. Eliges la piedra: su superficie dura, su aspereza. El aware de este haiku de Barbarroja es por eso muy subversivo: La hoja que cae, raspa. Y lo que raspa ¡es una roca! Recuerdo ahora aquel juego de niños, "piedra-papel-tijera", en el que el papel gana a la piedra. Subversión pura. El haiku va a hacer eso muchas veces, muchas, porque lo ordinario apenas abarca lo real.


Baja la marea
entre el arco iris.
Sol del ocaso



Se ve la bajamar entre el arcoíris surgido sobre la línea del agua; y con la mar se retrae la luz última que se refleja. Se lleva hacia dentro la marea lo que, desde el otro lado, proyecta el sol de las últimas horas. Mary Vidal contempla los dos ocasos, el momento milagroso - y qué difícil de contar- en el que la luz viaja en sentidos opuestos dejándonos la noche, su recuerdo y un puñado de palabras.

Que todo sea propicio. Abracicos y muchas gracias a tod@s por las maravillas de este mes _()_

Esta selección ha sido parcialmente publicada en Facebook: https://www.facebook.com/16948595507365 ... =3&theater
"La verdad es una tierra sin senderos". Jiddu Krishnamurti

Responder