Selección de diciembre 2017 por Sergio Pinteño "Barbarroja"

Haikus destacados por los participantes del foro
Responder
Equipo de administración
Administrador
Mensajes: 285
Registrado: 18/Nov/2016 13:42

Selección de diciembre 2017 por Sergio Pinteño "Barbarroja"

Mensaje por Equipo de administración » 11/Ene/2018 12:59

Selección de Barbarroja. Gracias, compañero _/\_


Primeramente quisiera agradecer a los administradores de El Rincón la confianza depositada en mí para realizar esta selección. También quiero felicitarlos por su empeño y dedicación por crear un espacio en el que el haiku en castellano pueda confluir desde sus distintas vertientes, de una forma abierta y participativa. La felicitación se hace extensiva a todos vosotros como grupo, por vuestra buena dinámica colaborativa y el trabajo conjunto realizado en el foro.

Muchos buenos haikus se han quedado fuera de mi selección, que obviamente solo puede recoger una muestra de lo que personalmente más me ha tocado la “patata”. Os animo a seguir trabajando en esta línea y a seguir profundizando en eso que el haiku tiene que revelar.

Los años de estudio y contemplación llevan al haijin a alcanzar una sobriedad y una naturalidad en su mirada poco habitual. Frecuentemente sus haikus parecen llevarnos de la mano al límite de la más absoluta nimiedad. Pero no nos dejemos engañar, lo aparentemente insignificante de un haiku revela un pulso vital, una veta de misterio, que nos conduce directamente al aware.



un viejo árbol -
con el ocaso llega
otra bandada


Las aludas
flotando en el agua -
Rachas de viento frío


Todas huecas...
qué fría la piel
de las granadas


Resulta sorprendente la sutileza con la que a veces la naturaleza hace vibrar nuestro “kokoro”. Hay que cultivar cierta sensibilidad para poder llegar a “ser tocados” por esa delicada lluvia que alcanza la blancura de los lirios o por el color de esos escaramujos restallando en el blanco silencio del hayedo.


Restos de boira...
En los narcisos blancos
la llovizna


Escaramujos-
El silencio
del hayedo nevado



En el haiku, la conmoción siempre acontece en el “aquí y ahora”, pero independientemente de esto, cada aware se despliega con un tempo y de una forma distinta. Hay haikus cuyo aware impacta súbitamente nuestra conciencia:


Charcos en el camino.
De pronto,
el trino de una alondra.


Sol otoñal –
Por el árbol se mueve
el canto del petirrojo


olor del heno
en el aire el relincho
del yeguarizo



…hay otros que se despliegan pausadamente, y terminan dejándonos en los labios un “sabor” que somos capaces de paladear poco a poco durante mucho, mucho tiempo…


Los relámpagos
se adentran en la noche-
Comer kakis...


A veces, el haiku es puro misterio en sí mismo, algo de lo que nunca saldremos con una respuesta y que sin embargo nos conmueve…


Mar en calma
Sobre algo el revuelo
de unas gaviotas



Hay haikus que nos permiten contemplar el mundo a través de una lupa. La presencia del haijin está abierta a todo lo que acontece a pequeña escala, y es ahí, donde otros no alcanzan a ver, donde el haijin se encuentra con las maravillas de un mundo diminuto capaz de producir un aware poderoso. Ese preciso y sutil equilibrio de fuerzas con el que siempre se ordena el universo nunca dejará de sorprendernos…


Inclinando
una brizna de hierba...
la mariquita




Sin viento alguno...
se mece en el quimbombó
la cerbatana



Aunque casi siempre lo es en cierta medida, el haiku es a veces un puro y absoluto canto de celebración de la vida, y consigue dejarnos un calor en el corazón que como seres vivos nos reconforta…

Sol de otoño-
A ras del agua
los pececillos

Un haz de luz -
Retoñecen las papas
en el doblado



…aunque también la muerte, como parte esencial de lo que acontece, es parte legítima sobre lo que el haiku tiene que dar fe, en toda su magnitud y frialdad…


Un zorro muerto
entre frutales –
Ladera nevada



En las piedras
la carcasa de un venado
Rumor de agua



En ocasiones, es el restallido del pulso vital sobre “eso” inanimado que ya ha conquistado la muerte, lo que nos impacta y nos deja temblando…


Viento en las plumas
de la paloma muerta -
Rumor de agua



En todo caso, el haiku siempre es un encuentro con aquello que nos sostiene, lo sepamos o no, lo creamos o no…la trama de la vida.


Navidad.
En el balcón la paloma
que ví nacer.



Que el nuevo año os sea propicio en todos los sentidos, especialmente en este caminar juntos por la senda del Haiku-dô.


Feliz 2018


Selección parcialmente publicada en ERDH-facebook: https://www.facebook.com/ERDH.haiku/pho ... =3&theater
Un cordial saludo a todos los usuari@s y visitantes de ERDH.

Responder