Febrero 2007

Haikus destacados por los participantes del foro
Responder
Avatar de Usuario
Luis Corrales
--------------------
Mensajes: 307
Registrado: 15/Nov/2006 00:42
Ubicación: Viena, Austria
Contactar:

Febrero 2007

Mensaje por Luis Corrales » 09/Mar/2007 00:30

Saludos a todos.

Después de tres meses, tengo que confesar que cada vez me resulta más complicado realizar una selección razonable de haikus; no sólo por la cantidad sino sobre todo por la creciente calidad de lo publicado. Habiéndome guardado de leer las selecciones del resto de moderadores para evitar ser influenciado, rescato aquí algunos de vuestros haikus.
Comienzo por Rodolfo Langer, que me ha dejado de piedra con estos tres versos:

el rayo de sol
sobre la cara dormida
de un mendigo


Un milagro de simplicidad y detalle; un rayo de sol (solo uno) sobre el mendigo, y el autor que nos narra, probablemente, el brevísimo momento antes de que el protagonista despierte y abra los ojos ante la luz molesta.

De Viento destaco a continuación nada menos que tres poemas:

ante la luna
camina decidida
la cochinilla


Muy buena la comparación interna luna-cochinilla.

ante la puerta
amanece aterido
el perro guardián


Compasión, sin duda, la que nos provoca ese pobre perro.

un puñado de
arena ¡qué fría
está la luna!


¿Y este haiku? ¿Cómo comentar semejante maravilla? El haijin alcanza aquí un grado de unicidad con el mundo difícil de explicar... Ha trabado contacto con la luna nada menos que a través de su luz, que a su vez se ha fundido con un puñado de arena. Una experiencia rigurosamente sensorial. Mi enhorabuena al autor.

Mavi nos regala este mes otra de sus obras maestras:

El vendedor de fresas
dando palmadas
ahuyenta el frío


Como si el frío se pudiese ahuyentar. Y este vendedor de fresas lo consigue, como siempre lo ha hecho. ¿Y las fresas? Ahí, encima de las tablas del puestecillo, entre el vaho y el aroma, bien rojas y hermosas.

Palmira vuelve con una de sus historias cotidianas, que a los nostálgicos nos parecen encantadoras y nos llenan de gozo. La alegría que me habría dado encontrarme esa entrada de cine, a mí, que las guardo todas:

Un viejo bolso,
una entrada de un cine
que ya no existe.


A Israel le ha salido el senryû del año con este ácido, hilarante y magistral poema:

san valentín -
el globo de corazón
no entra en el taxi


¡Qué delicia por San Valentín! Y qué fácil visualizar la escena. No me canso de leerlo.
Otro de sus poemas, con un metro extrañísimo que me fascina:

puesta de sol -
en la basura
moscas y sombras de moscas


El haiku de la sorpresa nos lo trae José Luis Vicent con esta delicia:

la fuente seca;
saliendo por el caño
dos avispas


Otro de sus mejores haikus es éste, de un olor invernal, ancestral y verdadero:

Luna en creciente;
el aire está impregnado
de olor a leña.


Jordi Climent trae una imagen que a mí se me antoja rural, con mucho sabor, y que me trae olor a piedra y verdina y una lluvia fría:

viejos hogares -
oscurece sus muros
el temporal


Un acierto esta curiosa imagen de Orzas sobre un gorrión, que cómicamente se acompasa a nuestros pasos durante unos segundos:

Joven gorrión,
a cada paso que doy
cambia de rama.


También de Orzas, esta especie de milagro captado en mitad del vendaval y del camino:

Arrecia el viento,
y el chorrito del caño
flota en el aire.


A nuestro corresponsal haijin en el lluvioso Noroeste, mi tocayo Luis Carril, le destaco dos maravillas:

El carpintero,
desde que perdió un dedo,
es más amable.


Haiku de asuntos humanos, desde luego, pero tan breve y tan inexplicable... Sintetiza muy bien lo que quería expresar, y no era nada fácil meterlo todo en 17 sílabas...

En un refugio
de pastores, carteles
electorales.


Curiosa yuxtaposición de elementos; como aquella novela de Delibes (luego película), El disputado voto del señor Cayo.

Enrique Linares nos proporciona la tranquilidad de la luna y de la noche cuando por fin nos quedamos solos, sacando el máximo partido al "aquí y ahora", concentrándonos en una acción, sea la que sea:

Todos dormidos...
más dulce la mistela
ante la luna.


Acabo con un haiku delicioso de Frutos y con la cara de niño que se le quedó cuando le ocurrió esto:

florecillas blancas:
de repente se eleva
la mariposa


Y con ello me decanto por la primera de las variantes que se propusieron.

Un saludo,

Luis

Responder