Diciembre 2008

Haikus destacados por los participantes del foro
Responder
Avatar de Usuario
Palmira
--------------------
Mensajes: 593
Registrado: 06/Ene/2007 22:06

Diciembre 2008

Mensaje por Palmira » 10/Ene/2009 12:07

Feliz año a todos!!! Esta vez he seleccionado menos haikus que otras. No porque no haya buenos haikus en el buzón, sino porque me he quedado con lo mejor de lo mejor, a mi parecer. En algunos casos, puedo explicar (si es que eso se puede hacer con un haiku) lo que me ha conmovido. En otros, apenas lo consigo.

Por ejemplo, en este me atrae la frescura no sólo de la nieve en la lengua del niño, sino la inocencia del gesto de cazar copos, en lugar de otra cosa. La palabra cazar tiene para mí un significado negativo, pero en este haiku esa acción se convierte en un gesto delicado e inocente. También es sugestivo que quien caza los copos sea un niño. Todo resulta tierno en este haiku. Y lleno también de sugerencia: El niño come la nieve. La nieve se derrite dentro del niño. Ambos se funden. Y, además, es Navidad.

Navidad
un niño cazando copos
con la lengua


Aquí lo que predomina es el silencio. El silencio del amanecer y el del pájaro. Lo extraño, lo que hace que el haiku sea singular, es que el pájaro no cante. Eso acentúa la sensación de silencio.

Frío amanecer
En silencio
un mirlo en el jardín


Estos que siguen, tienen la gracia de capturar (y con qué detalle) el instante.

Cae aguanieve;
de espaldas al viento
ata sus cordones.

el guía lleva
nieve en los hombros,
la soledad


Aquí contemplo la belleza de la sencillez y la delicadeza. Con tan pocos elementos está lleno de movimiento.

Maceta
a maceta
el mismo pajarillo


Los que vienen a continuación son tan sugerentes que me cuesta comentarlos. Me limito a señalarlos, a contemplarlos.

En el brillo de la aguja
se apaga otra tarde de invierno

Con su abrazo,
le desprende de la ropa
polvo del camino


Aquí, una mariposa muerta, se mueve. Parece contradictorio, incomprensible. ¿la mueve la brisa? Qué importa. Tal vez esté en el límite entre la vida y la muerte. Tal vez quien la mira es quien cree percibir que todavía vive. Este haiku está lleno de misterio.

otoño casi invierno -
la mariposa muerta
todavía se mueve


Otro haiku sencillo, tan auténtico como el alpiste que, al caer de la jaula, germina al sol.

En torno a la jaula
brotes tiernos de alpiste.
Sol de invierno


Como en el caso de la mariposa, aquí algo se mueve aunque parece quieto. Hay un movimiento, el del río que es tan inmenso que no se ve. Sólo se adivina por el fluir del junco, por lo pequeño.

el Tajo quieto,
pero el junco que flota
va muy deprisa


Y para terminar, esa dorada pelusa del membrillo. No hace falta decir más para que podamos sentirla también nosotros.

en los dedos
la pelusa del membrillo
dorada


Muchas gracias a todos por estar aquí y espero que nos sigamos leyendo en el 2009.
Suerte.

Responder