Abril 2007

Haikus destacados por los participantes del foro
Responder
Avatar de Usuario
Luis Carril
--------------------
Mensajes: 1098
Registrado: 11/Ene/2007 15:37
Ubicación: Galicia

Abril 2007

Mensaje por Luis Carril » 03/May/2007 19:30

Hola a todos, queridos amigos.

En esta ocasión, y más que remordido por la conciencia, comenzaré esta selección mensual con los trabajos presentados en el foro de tercetos que más me han gustado. Pero antes quisiera, si me lo permitís, dar la bienvenida a tres o cuatro nuevos usuarios de los cuales no sería capaz de decir que han empezado a compartir con nosotros sus trabajos este mes, pero en cualquier caso, no son de “los veteranos”, para entendernos. Entre nombre y nombre imaginaré besos, abrazos y aplausos. Se trata de María, Pintura, M. Asunción y Paul Moresby. A todos ellos, pues, los saludo y los animo a seguir compartiendo sus obras con nosotros. Debo decir que especial atención me ha llamado el hábito de Paul Moresby de incluir sus haiku en versión bilingüe, práctica que a veces lleva a cabo nuestro conocido Israel Balán. Todavía soy incapaz de expresar con fluidez sensaciones provenientes de un haiku, quizás es que a veces no se puede. Pero lo más seguro es que respete demasiado los envíos de cada uno de vosotros como para dedicarles palabras inadecuadas o insuficientes. Creedme, si algún día nos vemos en persona eso ya será otro cantar. Hablaremos y hablaremos de haiku. Creo que el comentario oral se presta más que el escrito a un haiku. Por eso (y porque aún sé demasiado poco) mis lacónicos comentarios en esta sección. Espero que lo comprendáis. Esta es una de esas veces en las que mejor no escribir demasiado:

Escribo a solas
cuatro poemas malos
y tengo frío


de Paul Moresby. A priori, este haiku transgrede el precepto de que el autor no se incluya, o no se asome demasiado por el poema. Y sin embargo, tiene ese no sé qué, que le hace a uno ignorar esa norma y degustar el haiku sin problemas.

De Pintura me gustaría destacar un haiku de expresión escueta pero tremendamente concisa. En ocasiones me asalta el pensamiento de que, para escribir haiku, antes es más necesario despojarse uno de cosas que adquirirlas. He aquí un haiku de un haijin despojado:

Entre las ramas
del árbol, la pelota
roja del niño.


Quisiera hacer mención a un haijin que rezuma interés y tesón por aprender. Se trata del amigo Santiago Larreta Irisarri. Podría enumerar varios haiku que me han gustado de él, y otros tantos que me han dado algo de rabia, porque parecía que estaban muy a puntito de ser sonados. En fin, que lo que digo siempre, el resultado del proceso creativo en el haiku, no es que no me parezca importante, pero sí me parece que va por detrás de otras cosas. Eso sí

gotas menudas
van curvando las hojas
del tulipán


me parece una auténtica delicia. Enhorabuena por este rotundo acierto, Santiago.

Nuestra amiga Miraalsur, me ha permitido deleitar

en medio de la vida
cuando ya nada importa
el sabor de la papaya madura


y dejarme el regusto de la papaya en la boca (y eso que no creo haberla probado nunca).

Gustavo Scarone también ha compartido con nosotros excelentes haiku este mes. De entre ellos podría mencionar varios: un rincón de luz, el chiste-anuncio-haiku terceto, ¿es esa nube, que me parecen magníficos. Pero he preferido señalar

sobre su lomo
un pedazo de bosque
lleva la hormiga


porque de él se extrae cómo a veces todo es cosa de proporciones y una hormiga se puede llevar un pedazo de bosque, ni más ni menos.

Luis Emilio firma un terceto que me ha encantado, y que probablemente haya pronunciado antes que él en el s. XVIII algún terrible filibustero varado en alguna oscura taberna de las Antillas, en una de las contadas ocasiones en que se puso blandengue en toda su vida.

roto el vaso
cúantos tragos perdidos
en el futuro


¿Cómo encajaría un ser así de temible que alguien le replicase

Rota la jarra,
¡cuántos sueños se lleva
en sus pedazos!


como hizo Maramín? Probablemente por menos que eso estarían con el sable en la mano. De Maramín podría quedarme igualmente con Campana vieja, o con Idiotizado, pero quiero señalar, por seguir con la historia-ficción con un terceto sabor japonés del mismísimo Quevedo

Tierra en el ojo
y piedra en el zapato,
voy ciego y cojo.


que desde ya debería formar parte del refranero popular, o del romancero popular, que lo mismo vale para el uno que para el otro. De Maramín, aunque publicado en el apartado tercetos, por motivos que algún día averiguaré, destaco el magnífico haiku

Una hoja roja
se ha pegado en la cola
de aquella tórtola.


Del mismo modo que me parece un excelente haiku el firmado por Viento

pasan las nubes
una abeja se arrastra
por el callejón


Y ya adentrados en el apartado de Haiku comenzaré por mencionar los del amigo Maramín, que son varios los que me han parecido excelentes: Las ocho en punto, El jardinero, Lleno de rosas, Marca las horas, y, sobre ellos, mi favorito

cuatro cartones
y unos zapatos rotos-
viento del norte


Igual me sucede con el haijin más inconformista del mundo hispano, Israel López Balán, que no deja de asombrarme con la diversidad de las superficies, formas, acontecimientos, motivos en definitiva, sobre los que posa su entrenada sensibilidad de haijin para extraer intacto su haiku. Podría quedarme con después de abordar, semana santa, nadie a la vista, pero me quedaré con

ventana cerrada-
entre la mosca y el cielo
se repite el cristal


por lo afortunado (¿afortunado? ¡diestro!) que resulta el último verso a la hora de describir la difícil convivencia entre moscas y cristales.

De Konstantin Dimitrov señalaría cae la noche, por esa candidez a lo Issa que rezuma; Pascua de Dios, anochece, y, sobre todos ellos, quién sabe por qué insondable motivo, el magnífico

noche de abril
en la cabina de la grúa
la luna y yo


De Miraalsur, su indiscutiblemente discutido

cae el soldado
sobre la hierba verde
su casco verde


y animo además a la gente a echar un vistazo a la discusión que suscitó, de la que se pueden extraer apuntes muy interesantes.

De Orzas escojo un haiku que me ha resultado tremendamente estimulante, de esos haiku que uno agradece, porque ha pasado por delante de ellos y no ha sabido captarlos (Palmira me los birla constantemente, hay que decir que para satisfacción de todo el público hispano. Y para la mía también), un haiku que, como lector, particularmente me colma de significados. A ver si algún día disfruto de la oportunidad y puedo comentarlo con Orzas en persona.

La vieja curva,
tras el trazado nuevo
vuelve a ser campo.


Enrique Linares, excelente con

Estanque urbano,
en el pato de plástico
un caracol.


un haiku absolutamente denso, cargado de lecturas diferentes, y que, en cuanto acabe con la selección, pienso destripar porque creo que dentro encontraré muchas enseñanzas.

Y he dejado para el final a un haijin que por el número y la calidad de sus haiku me ha dejado perplejo. ¿Cómo lo hará? ¿A dónde habrá ido José Luis Vicent los últimos días de abril para regresar al teclado con tantos haikus tan buenos? Mmmm, la verdad es que un buen haijin, como José Luis saca haiku del bueno de un vertedero.

Quiero expresar, para acabar, que este mes, a este vuestro servidor haijin le habéis enseñado, entre otras cosas, una muy especial: el tratamiento del color en el haiku –de lo que me he dado cuenta recapitulando-, y su relación con, por ejemplo, el movimiento. Gracias, haijines por compartir vuestra obra. También quiero recalcar que, en mi modesta opinión, este mes el nivel medio de los haiku así como de los tercetos, me ha parecido superior al de los meses anteriores, o por lo menos me ha resultado más difícil hacer una selección breve. Si como yo os parece que es así, ¡felicitémonos, haijines! Hasta el mes que viene, os dejo con

brisa de mayo
el pájaro en la rama
mueve sus alas

beben los mulos,
la corriente del río
entre sus patas

alta montaña
y un cartucho quemado
junto al camino

luz del ocaso,
poquito a poco el gato
se ha puesto oscuro

mediodía
sobresalen del muro
cinco limones

en la aldea
el chasis de un Renault 4
es ya monumento

plaza de aldea
sobre el chasis de un coche
el perro y el gallo

con el sonido
de la azada en la tierra
llega el crepúsculo


Espero que los hayáis disfrutado. Paz a todos.

Luis.

Responder