Fin de la pausa.

Prosa con gusto de haiku
Responder
Avatar de Usuario
José Manuel Gómez
--------------------
Mensajes: 186
Registrado: 21/Oct/2015 18:42
Ubicación: Almería, Andalucía.

Fin de la pausa.

Mensaje por José Manuel Gómez » 02/Jul/2017 16:34

En la estación de autobuses de Almería a 13 de marzo de 2017. 11:45 horas.

Creo que podría escribir un libro sobre viajes en autobús en vez de viajes a pié...
Después de unos días de asueto y dedicación a los placeres cotidianos, intento volver al camino para dedicarle unos cuantos días más. Parece que el buen tiempo se ha acabado y creo que esta semana será lluviosa y fría. Es curioso como el tiempo influye en nuestro ánimo, estoy melancólico y creo que el día que se ha levantado lo agrava más. Las vacaciones siguen su curso y los días pasan inexorablemente... Si no pasa nada, esta noche dormiré en el albergue de Castro del Río y seguiré con mi camino.
De​ mi casa a la estación he cogido un autobús urbano sobre las 9:15, repleto hasta arriba. La mayoría de pasajeros eran inmigrantes: Africanos, sudamericanos, centro europeos, no se cuantas nacionalidades se han podido juntar en este trayecto de poco más de una hora. Me ha resultado curioso escuchar a los adolescentes de origen magrebí que van a estudiar a la capital, entenderse en castellano coloquialmente en vez de su lengua materna. Un castellano con mucho acento pero castellano al fin y al cabo.
Recuerdo mis primeros viajes en autobús desde Las Norias de Daza a Almería y a veces a Murcia, donde mi madre me llevaba a un especialista para los pies. Son retazos, imágenes sueltas, el toro de Osborne sobre el puente de Rioja, una noria de agua en un lugar indeterminado de Murcia. El pueblo de Las Marinas, encharcadas en la época​ de lluvias... Sobre todo el azul y verde de las aguas del cañarete donde se podía distinguir cada roca y las rompientes de las olas. A veces, los derrumbes del acantilado que nos obligaban a parar cierto tiempo... Y la antigua estación de Almería, con sus inmensos frescos sobre escenas cotidianas de labriegos, o eso creo recordar. Hoy, reconvertida en supermercado, me ha servido para comprar algunas vituallas para el camino.

Responder