¿haimi?

Preguntas y discusiones sobre haikus concretos o sobre la teorí­a del haiku en general
Avatar de Usuario
Luis Carril
--------------------
Mensajes: 1098
Registrado: 11/Ene/2007 15:37
Ubicación: Galicia

Mensaje por Luis Carril » 20/Dic/2010 18:49

Tal y como yo entiendo el haiku, se trata de una tarea en dos tiempos. Me parece que arriba los he llamado "sensibilidad" y "destreza" o "habilidad". Captar y ofrecer. O, por seguir con metáforas culinarias, que mi tia Pilar (excelsa cocinera, vive Dios) sepa escoger en el mercado el mejor de los besugos y después demuestre su maestría con el horno y la guarnición. 2 tiempos. De ellos, sólo se puede impostar el segundo. Yo puedo escribir y publicar aquí

Tarde de invierno.
La bandada de cuervos
entra al maíz.

que es algo muy malo, de acuerdo, pero que me acabo de inventar sobre la marcha; o, por enredarme más, leerme todo cuanto Hiperión ha publicado de haiku japonés, procesarlo en mi mente (supongamos por un momento que literaria), concluir qué es haimi y fingir aquí dos docenas de haiku que dejarían a algunos impresionados (es un decir ¿eh?). Pero... ¿por qué habría de hacerlo? ¿Qué me aportaría? ¿El posible aplauso de unos participantes en un foro de haiku? No es que eso sea poco, pero... El primer tiempo, el sentir, el captar, el distinguir en el mercado, es imprescindible y ése sí que no se puede impostar. Alguno de los mejores haijin que conozco apenas escriben haiku. Quiero insistir: en mi opinión, el haiku es un "do", una vía, y ¿para qué es una vía? Para recorrerla y que te lleve a algún sitio.

Avatar de Usuario
JL.Vicent
--------------------
Mensajes: 14368
Registrado: 21/Nov/2006 01:07
Ubicación: Valencia, España

Mensaje por JL.Vicent » 20/Dic/2010 18:58

Jorge Moreno Bulbarela escribió:
Jorge Moreno Bulbarela escribió:Bueno, entonces el "haimi" es una de esas innombrables y evanescentes presencias que, cuando menos lo espera uno, aparecen y, posiblemente, ni cuenta nos damos, :lol: pero que hacen que el haiku sea haiku, de acuerdo a V.Haya.

Jor
Y habría que añadir: siempre y cuando se tenga el arte de combinar los ingredientes en su justa medida, tanto para el autor como para el lector.
O que dicho Arte implique una totalidad y/o unidad entre haiku y haijin y que dé como resultado una vida merecedora de ser considerada una verdadera obra de arte... :wink:
Última edición por JL.Vicent el 20/Dic/2010 18:59, editado 1 vez en total.
Atrévete al silencio (Heidegger)

Avatar de Usuario
Luis Carril
--------------------
Mensajes: 1098
Registrado: 11/Ene/2007 15:37
Ubicación: Galicia

Mensaje por Luis Carril » 20/Dic/2010 18:59

¿Estamos de acuerdo en lo de los dos tiempos?

Avatar de Usuario
JL.Vicent
--------------------
Mensajes: 14368
Registrado: 21/Nov/2006 01:07
Ubicación: Valencia, España

Mensaje por JL.Vicent » 20/Dic/2010 19:13

¿Hay un haimi literario y otro que teleológicamente conlleve otra cualidad más excelsa aún, digamos? Por supuesto que si emprendemos el camino del haiku como Vía, Dô, se trata de un camino humano, es decir, poeta y haiku son una sola cosa. Posiblemente el mejor haijin que conozca sencillamente no escriba ni poco ni mucho haiku: no escriba. Pero si escribe, aunque sólo sea un poco, hay voluntad cuanto menos de expresión poética y literaria. Gran parte de las respuestas a todo esto del haimi no pueden responderse sin buscar el camino, pero el camino de la sensibilidad japonesa y su natural expresión en el poema haiku, en su libre expresión, en su unidad o totalidad entre hombre y natualeza. Pero no sólo eso, sino lo místico: aquello que no se decía pero quedaba patente en la alquimia culinaria.
Atrévete al silencio (Heidegger)

Avatar de Usuario
Elías
--------------------
Mensajes: 1374
Registrado: 10/Dic/2008 22:22
Ubicación: La Mancha, España
Contactar:

Mensaje por Elías » 20/Dic/2010 19:25

ya no sé si habalmos del haiku o de la Coca-Cola :lol:

Lo que estamos hablando es de Vida.
Si uno junta un cerebro, un hígado, un corazón, un páncreas, etc., etc, podrá tener todos los ingredientes de una persona, pero no tendrá una persona. Aunque para una persona todo es necesario, no todo lo necesario junto la conforman.
Seguramente el haiku será el ejemplo claro de la teoría de la Gestalt: El todo es mucho más que la suma de todas sus partes.
Es indudable, y eso se termina por aprender de lo que, como ha dicho JL se aprehende. Especialmente sí, de la lectura de los grandes clásicos, llegando incluso a diferenciar qué terceto de Bashô tiene haimi y cuál no; qué obra de Bashô es un haiku, y cuál no. Y eso llega o no llega, y si se buscan reglas supuestamente infalibles, entonces ... ¡las Matemáticas!
pudo erguirse el potrillo / y hasta las algas / del río están en flor
de Luis Carril

Avatar de Usuario
JL.Vicent
--------------------
Mensajes: 14368
Registrado: 21/Nov/2006 01:07
Ubicación: Valencia, España

Mensaje por JL.Vicent » 20/Dic/2010 19:39

Bueno, lo de la Coca Cola es ya más bien una chispa de haimito :lol:
Atrévete al silencio (Heidegger)

Avatar de Usuario
JL.Vicent
--------------------
Mensajes: 14368
Registrado: 21/Nov/2006 01:07
Ubicación: Valencia, España

Mensaje por JL.Vicent » 20/Dic/2010 19:54

JL.Vicent escribió:Bueno, lo de la Coca Cola es ya más bien una chispa de haimito :lol:
Y siguiendo con lo que estamos planteando, vamos a exponerlo de otro modo. ¿Hay un haiku estilísticamente bien compuesto, impecable desde un punto de vista técnico-literario y ser un formidable poema haiku pero no rozar ni tan siquiera el dichoso haimi? ¿Y existe un haiku, popular, de ir como por casa, de esa ama de casa o del esporádico compositor anónimo, que un buen día, sobrecogido por un algo que la sensibilidad japonesa lleva en la piel, y le incita a coger un lápiz y a escribir un haiku mal que bien pero conteniendo todo el sabor del llamado haimi?
Atrévete al silencio (Heidegger)

Avatar de Usuario
Elías
--------------------
Mensajes: 1374
Registrado: 10/Dic/2008 22:22
Ubicación: La Mancha, España
Contactar:

Mensaje por Elías » 20/Dic/2010 23:18

Mi última intervención fue tras leer exclusivamente la primera página. Ahora veo que había más y queda como fuera de tiesto. Disculpas.
Sobre los dos tiempos de Luis, sí. Sólo que sin duda es factible la impostura. Y lo mismo, seamos sinceros, éstas hasta podrían tener haimi y todo. Lo que desde luego no va a hacer es aportar ni un sólo milímetro en el camino. Y ahí entra la concepción de la que habla JL. Si el haiku es una mera estética, una puesta en escena estrictamente literaria, casi que una metáfora sin metáforas, puede colar, ¡con haimi y todo, y siento si escandalizo! Pero si creemos en la manifestación que a alguien le sale de las tripas, y porque además lo necesita, como parte vital, el asunto es diferente, sólo los muy torpes caerían en el autoengaño. en la creencia de que engañan a los demás.
Hay para quienes el haiku es una mera banalidad, una manera de pasar ratos, incluso creativamente; y para quienes, religiones aparte, es un trozo de su camino de vida.
Seguramente ambas posturas son extraordinariamente aceptables, pero seguramente también, cuando se cruzan, resultan incompatibles.
pudo erguirse el potrillo / y hasta las algas / del río están en flor
de Luis Carril

Avatar de Usuario
Luis Carril
--------------------
Mensajes: 1098
Registrado: 11/Ene/2007 15:37
Ubicación: Galicia

Mensaje por Luis Carril » 21/Dic/2010 16:11

Veo que convergemos en lo principal de nuestras exposiciones: estoy de acuerdo con JL en que, al que se expresa, sea mediante un haiku, un cuadro, un mero discurso, etc, se le supone un mínimo de voluntad en que sus interlocutores le entiendan, de que les llegue algo de mensaje. Como decía Cortázar, es de necios querer obviar el componente intelectual de la creación poética. Y de acuerdo con Elías en que, como muy bien expone valiéndose de la Anatomía, la cosa ésta del haiku supera a sus partes. Y por seguir comentando vuestras siguientes intervenciones y aclarando las mías previas, diré, JL, que no creo que los conceptos que apunté después de lo que es más o menos "haimi" para mí sean partes que lo compongan, sino que naturaleza, transitoriedad, modestia, etc. son términos que, al menos para este pobre haijin, orbitan junto al término "haimi". Es dificil de narices expresarse acerca del haimi, ¿no?

Respondiendo a tus preguntas, creo que un haiku impecable desde el punto de vista técnico-literario por fuerza habrá de desprender "haimi", aunque sea fingido. Y digo más, cualquier lector seguramente disfrutará con la lectura de ese haiku impecable. Pero nos olvidamos de lo más importante, ¿qué pasa con el autor? ¿Por qué ha hecho eso? ¿Qué le ha aportado? Ojo, teniendo en cuenta que García Marquez dice que escribe para que lo quieran más, a mí, que una persona se dedique desde su gabinete con calefacción central y WIFI a "diseñar" haiku creibles para que los usuarios de digamos el Rincón del Haiku le digan "oh, qué buenos haiku escribes" y le profesen su cariño y lleguen a profesarle incluso admiración, me parece algo totalmente lícito y humano. Pero, en el fondo de mí, siento que no, que los tiros no van por ahí, ¿no os parece? Convertirse en haijin es otra cosa.

También, y acabo (disculpad lo mucho que llega a ser capaz de escribir uno, ¡qué barbaridad!), en relación a si es disociable una aproximación exclusivamente literaria al haiku de otra vivencial, he de decir que me cuesta admitirlo; de igual modo que el objetivo de una ceremonia del té no es tomarse unos tés, ni del tiro con arco kyudo acertarle a la diana; aunque claro, supongo que será mejor que el té esté bueno y que el tirador no ponga en peligro de ser acribillados a sus compañeros de clase.

Muy sustancioso tema, sí señor.

Avatar de Usuario
JL.Vicent
--------------------
Mensajes: 14368
Registrado: 21/Nov/2006 01:07
Ubicación: Valencia, España

Mensaje por JL.Vicent » 21/Dic/2010 21:33

Luis Carril escribió:Quiero insistir: en mi opinión, el haiku es un "do", una vía, y ¿para qué es una vía? Para recorrerla y que te lleve a algún sitio.
Lo que no se dice sobre esa vía, ese dô, es a dónde te lleva ni tampoco muy a las claras cómo conducirte. Alguien te puede decir a lo sumo cómo escribir más o menos un haiku que cumpla con los requisitos más básicos y dignos de eso mismo que escribimos pueda seguir llamándosele haiku. Y no hablarte para nada de ninguna vía, ningún dô; a lo sumo de un cierto do-minio de la técnica. Y eso, bien hecho -con motivos extraídos de la imaginación como de la experiencia cotidiana como recomendaba Shiki- producir una respuesta en el lector, una emoción estética. Haber poesía. Belleza. Arte.
Pero si concedemos que la expresión del haiku es algo más que tomarse un té, o dar en la diana con una flecha, y aceptamos que la práctica es tan imprescindible como la ceremonia, nos encontramos con la cuestión de la finalidad de todo arte: alcanzar una maestría, o para no emplear ese término, digamos que un cierto dominio y a la vez un estilo particular, el aporte de eso que cada uno es como individuo. Cómo alcanzar o llegar cada uno -y aquí sí que me refiero sólo al hacedor de haikus (haijin)- a transitar ese camino, esa vía, es algo que debe emprenderse por uno mismo. Como la ceremonia del té o el arco, sólo cabe recorrerlo a paso humano, (entre medio un practicante puede hacer exhibiciones públicas, competiciones de tiro con arco, así como en el terreno del haiku editar libros o poemarios) pero las transformaciones que se produzcan en cada uno son personales e intrasferibles, y nadie que no sea uno mismo sabe a dónde nos ha conducido todo ese esfuerzo, toda esa energía empleada.

En cuanto a el "haimi" (y al margen ahora de todas esas cualidades tan acordes o afines, que rondan junto a dicho término) tendríamos que plantearnos si dicho "haimi" es una cierta categoría estética característica de todo tipo de haiku (excepto senryuu, zappai o terceto lírico, etc) según las clasificaciones canónicas o sólo de ese subgénero -como dice el propio Haya- denominado "haiku de lo sagrado". Es una cuestión que personalmente considero relevante averiguarlo. Porque si "haimi" es algo exclusivo, una especie de epifenómeno, más que una mera categoría estética que correspondería aplicarse a cierto tipo de poema, entiéndase haiku, y que todo lector como receptor de esa obra pueda detectar y diferenciar de otros criterios estéticos (como wabi, sabi, aware, yûgen, etc) pues entonces habría que pensar de dónde emana ese sabor específico y tal vez originario de la sensibilidad japonesa. Quizá, si bien podemos describir –aunque traducidos al castellano con dificultad- todos esos conceptos estéticos de la literatura japonesa antes mencionados, no podamos –ni los japoneses ni nosotros, traductores mediante- ofrecer una definición más o menos adecuada del “haimi” aunque al parecer sí una serie de cualidades "orbitales" de carácter psicológico o moral de un autor. Pero ya puestos a eso habría que añadir también justamente esas otras cualidades que radican en lo exterior, en esa denominada “energeia” que daba todo el sentido al “haiku de lo sagrado” japonés. Por eso nos dice un Maestro, que “reproducimos fielmente el mundo en el haiku para capturar su principio vital, aquello que lo organiza internamente y sostiene su mera existencia.” Quizá estemos –por no querer entrar más a fondo- más próximos a comprender el término “haimi” como si se tratase de aquél ensayo sobre “El no sé qué…” de nuestro admirado Feijoo. Y quepa sólo decir que cada cual siente de forma diferente dicho “no sé qué…”; es decir, que a cada uno de nosotros nos mueva a percibir ese sabor tan especial que hace al haiku de forma muy particular; ¿pero estaríamos hablando de todo tipo de haiku?

Sustancioso tema, sí, y no en vano o por ello mismo, estamos degustándolo tacita a tacita, post a post.
Atrévete al silencio (Heidegger)

Avatar de Usuario
Luis Carril
--------------------
Mensajes: 1098
Registrado: 11/Ene/2007 15:37
Ubicación: Galicia

Mensaje por Luis Carril » 23/Dic/2010 15:05

Bueno, por partes.

Lo primero es reconocer que sí, que para mí el haiku es un "do". ¿Cuál? ¿Qué me proporciona? ¿Sendero, equipaje, parada y fonda, brújula, montura? Bueno, no lo voy a decir aquí, me da cierto pudor ponerme a manifestar en público cosas de un ámbito tan personal, tan íntimo. Y no porque quiera guardármelas para mí, sino porque siento que ese tipo de revelaciones pertenecen al ámbito de las conversaciones presenciales, ¿no os parece? Así que, JL, ya sabes, a dejarse ver; menos cripta a lo Pynchon y más saraos a lo Oscar Wilde :wink:

Pero una cosa es segura: si tú coges un camino hacia el norte podrás llegar a varios sitios, pero todos más o menos al norte de tu punto de partida. El haiku-do no sé exactamente a dónde me va a llevar, pero tengo una idea y ha de ser muy parecida a la de todos nosotros, apuesto. Y por ninguna parte aparece como destino de ese camino el desarrollo de un estilo particular como escritor de haiku. Acaso ese estilo pueda ser una consecuencia, no una búsqueda. Pero bueno, ésto ya es cosecha propia y del todo rebatible.

Lo que sí podemos hacer es abrir otro hilo (para no alejarnos del tema de éste) en el que preguntemos a la gente si para ellos el haiku es un "do", un entretenimiento, o las dos cosas, u otra distinta, o qué... En el fondo nos conocemos tan poco. ¿Lo abres tú?

Y la otra parte, la referente al origen de este hilo, el "haimi". Me parece interesante también considerar si sólo el haiku "de lo sagrado" contiene haimi y los demás no. Aunque, para ello, ha de admitirse esa clasificación. Yo no tengo problema en admitirla, pero más como una guía de finas paredes de papel y no como compartimentos estancos de hormigón armado. Interesante pregunta, no obstante, e interesante objeto de interés éste que planteas.

Por otra parte, me sigue costando mucho admitir que el "haimi" sea, como dices, una categoría estética, un requisito a cumplimentar para obtener un buen haiku, cuando para mí es el motor que empuja al haijin a todo el proceso: percibir y expresar haimi. Así entendido, haimi es un término que resume ese "no sé qué". Perdonad mi ignorancia: ¿quién era el que, hablando de la fé (creo) decía "si no me preguntan, lo sé; si me preguntan no lo sé". Ya sé, ya sé, parece que presento un escudo valido contra todo argumento. En fin, todavía no puedo expresar mejor qué es para mi haimi. Seguiremos intentándolo.

Otro desacuerdo sobre la finalidad de todo arte te la comento en privado, para no ensanchar el panorama de este hilo.

Hasta ahorita.

Avatar de Usuario
JL.Vicent
--------------------
Mensajes: 14368
Registrado: 21/Nov/2006 01:07
Ubicación: Valencia, España

Mensaje por JL.Vicent » 24/Dic/2010 02:20

Luis Carril escribió:me da cierto pudor ponerme a manifestar en público cosas de un ámbito tan personal, tan íntimo. Y no porque quiera guardármelas para mí, sino porque siento que ese tipo de revelaciones pertenecen al ámbito de las conversaciones presenciales, ¿no os parece?



Lo que sí podemos hacer es abrir otro hilo (para no alejarnos del tema de éste) en el que preguntemos a la gente si para ellos el haiku es un "do", un entretenimiento, o las dos cosas, u otra distinta, o qué... En el fondo nos conocemos tan poco. ¿Lo abres tú?
¿Cómo quedamos, que pertenece al ámbito de las conversaciones presenciales o al del teclado virtual...? :P

En cuanto a esto mismo que comentas, pues
me sigue costando mucho admitir que el "haimi" sea, como dices, una categoría estética, un requisito a cumplimentar para obtener un buen haiku, cuando para mí es el motor que empuja al haijin a todo el proceso: percibir y expresar haimi.
es justamente lo que pretendía afirmar: que "haimi" no me parece precisamente ninguna categoría estética como pueda serlo wabi, yûgen, etc... sino que ese haimi apunta más a ese principio vital o "energeia" que da la existencia a las cosas y a los seres. Pero que ese haimi ha de ser captado también como lector que mira a eso que -como decía Haya- da luz a las cosas mismas, o dicho de otro modo, la luz que nos permite ver la luz que ilumina a las cosas todas. Y que puede que no todo haiku de ayer o de hoy -dada la diversidad de tendencias y formas- apunte a eso mismo que acabamos de mencionar y también, creo, de concordar; y que por tanto, de existir ese "no sé qué del haimi" refiera sólo a ese tipo de haiku concreto denominado de lo sagrado. Mi duda estaba -sigue estando- en saber si también puede hablarse de eso del "haimi" en un haiku no "catalogado" de lo sagrado. Obvio es decir que las clasificaciones y categorías sólo sirven para. digamos, codificar nuestro lenguaje e introducir distinciones de carácter más bien pragmático; en pocas palabras: para entendernos.

Y también decir que con lo de aportar esa individualidad que uno es como ser humano, me refiero a que el arte del haiku o del kendo, (no al del billar) aporta como original. También recomendaba Haya en El espacio interior del Haiku, que "Lo primero es saber qué es el haiku, qué ha sido hasta ahora el haiku en Japón (...). Lo segundo, es hacer tuyo el haiku, (...) una realidad cultural en la que te has sumergido hasta el fondo para, una vez dentro de ella, añadirle eso que tú eres, esa novedad que supones como individuo."

En fin, LC, siento ser tan mal escritor y no saber explicarme mejor; de ahí que sea tan reacio a publicar... :wink:

PD.: el que decía que si le preguntaban qué era el Tiempo no sabía qué decir, era Agustín de Hipona en sus Confesiones, libro que por cierto se sale de lo habitual y que recomiendo leer a tod@s.
Última edición por JL.Vicent el 24/Dic/2010 20:52, editado 1 vez en total.
Atrévete al silencio (Heidegger)

Avatar de Usuario
Luis Carril
--------------------
Mensajes: 1098
Registrado: 11/Ene/2007 15:37
Ubicación: Galicia

Mensaje por Luis Carril » 24/Dic/2010 15:54

Ah, o sea que coincidíamos. Bueno, a lo mejor es que soy yo mal lector. Agustín de Hipona es también San Agustin, ¿no? (y eso que estudié algún tiempo en un colegio de curas, no se lo digáis al padre Mauricio, por favor).

Yo, en principio, temas de vías (no hagáis chistes con mi apellido, ¿eh?) los reservo a paseos y terrazas. Pero si la gente se anima a compartir su historia yo no reservaré la mía.

Oye, qué poco se anima la gente, ¿no? ¿Tan aburridos somos?

¿Te animas tú a resumir unas conclusiones sobre "haimi"?

Un abrazo, JL.

Avatar de Usuario
JL.Vicent
--------------------
Mensajes: 14368
Registrado: 21/Nov/2006 01:07
Ubicación: Valencia, España

Mensaje por JL.Vicent » 24/Dic/2010 16:38

Pero qué creías que pensaba, L. Carril...

En cuanto a lo de resumir sobre el haimi -aunque con bastante torpeza- creo que no he hecho otra cosa en mi embrollada exposición. (Tendré que realizar algún cursillo de corrección de estilo o de escritura creativa antes de volver a decir nada)

Pero ya puestos ensayaré mi conclusión sobre ese haimi, tal como yo lo veo (no sé si habrá otros haimis): que siendo toda expresión de naturaleza lingüística (incluso cualquier categoría estética), esta cosa indefinible tipo "haimi, personalmente prefiero denominarlo lo sagrado.

Salud :wink:
Atrévete al silencio (Heidegger)

Avatar de Usuario
Gorka Arellano
--------------------
Mensajes: 8295
Registrado: 20/Ago/2012 20:48
Ubicación: Navarra (España)
Contactar:

Mensaje por Gorka Arellano » 24/Nov/2012 10:55

... ese haimi apunta más a ese principio vital o "energeia" que da la existencia a las cosas y a los seres.
Eso que no puede ser expresado con palabras y que sin embargo se intuye :wink:

Abrazos!
No es el universo el que necesita mejora, sino su modo de mirar (Sri Nisargadatta Maharaj)

Responder