¿Pensamiento en el haiku?

Preguntas y discusiones sobre haikus concretos o sobre la teorí­a del haiku en general
Responder
Avatar de Usuario
Gorka Arellano
--------------------
Mensajes: 8295
Registrado: 20/Ago/2012 20:48
Ubicación: Navarra (España)
Contactar:

¿Pensamiento en el haiku?

Mensaje por Gorka Arellano » 19/Ago/2013 09:16

Vicente Haya, con el ejemplo del haiku de Kyoshi, nos da su punto de vista al respecto:

Mono no me no
araware ideshi
daiji kana

ものの芽のあらはれ出でし大事かな
KYOSHI  

Que los brotes de las cosas
salgan y aparezcan…
¡Es el fundamento de todo!

Ejemplo claro de haiku filosófico o «haiku para ser pensado», carece a nuestro juicio de vis poetica [fuerza poética] por su evidente pretensión de comunicar ideas. El haiku filosófico se escuda en el hecho de haber recibido una impresión del exterior, pero lo cierto es que más que transmitirnos esa impresión en sí misma, lo que pretende es hacernos partícipes de lo que le ha hecho discurrir mentalmente. Cuando el poeta confecciona un haiku de esta clase, evidentemente, ha sucumbido en su mente a la vanidad de que el lector llegue a sus mismas conclusiones.

El haiku filosófico es, desde el punto de vista de la esencia del haiku, una equivocación y hasta una traición. El argumento de que el hombre y su modo de entender la realidad forman parte de la misma es seductor para los occidentales, no para los japoneses, que tan sólo caen en el haiku filosófico como en una tentación natural de su “yo” sin excusa posible.

El hombre, para el japonés, es esa realidad que se nos muestra completamente privada de la menor manifestación de lo sagrado; el mundo humano es lo que se desarrolla contra la santidad del mundo natural; y el pensamiento del hombre es aquello que jamás podrá capturar lo sagrado. No hay dudas respecto de esto en Japón; no hay titubeos. Un haiku que nos explique cómo es el mundo no es un haiku; es filosofía poética al modo de Chuang Tzu. El haiku es imagen, no reflexión.

Y no sólo hay que prevenirse del haiku que contiene una ideología; sino, más aún, hay que evitar -dentro de lo posible- los haikus que, incluso no teniendo como intención comunicar ideas, hábilmente esgrimidos por intelectuales manipuladores, las puedan sostener. Esto ya es mucho más complicado. Habría que preguntar a Buson cómo se las ingenió para que las figuras emblemáticas de las religiones japonesas que le sucedieron en el tiempo no hicieran uso de sus textos para sus reflexiones o predicaciones. Tal vez si Bashô levantara la cabeza, sabiendo lo que luego se hizo con alguno de sus haikus, optara por no haberlos escrito nunca. Por bellos que fueran. Porque haciendo del haiku un género intelectualmente significativo corremos el peligro –mortal para el mundo de la poesía- de dejar de contemplar la realidad que trasparentan los haikus y pasar a ver simplemente el mundo de ideas que estén sosteniendo esos haikus.

Extraído de: http://blogs.periodistadigital.com/elal ... -el-haiku-
No es el universo el que necesita mejora, sino su modo de mirar (Sri Nisargadatta Maharaj)

Avatar de Usuario
JL.Vicent
--------------------
Mensajes: 14368
Registrado: 21/Nov/2006 01:07
Ubicación: Valencia, España

Mensaje por JL.Vicent » 14/Sep/2013 00:21

Porque haciendo del haiku un género intelectualmente significativo corremos el peligro –mortal para el mundo de la poesía- de dejar de contemplar la realidad que trasparentan los haikus y pasar a ver simplemente el mundo de ideas que estén sosteniendo esos haikus.

Lamentablemente es casi lo que sucede en la mayoría de haikus y de haijines; ni qué decir de los pseudohaikus que abundan por la red...
Nishida Kitarô dice: "no hay experiencia porque exista un individuo, sino que existe un individuo porque hay experiencia." Para Nishida, "experiencia pura" -interpretado por A. Vega- es un ámbito de experiencia anterior a la constitución de los individuos , un espacio unitario de la conciencia, que es la realidad, y que a partir de la cual somos lo que somos. Y así mismo, esa es la clave para entender la experiencia pura como intuición de los hechos, tal como son, absolutamente ausentes de significado. Pues la cadena de significados que nosotros atribuímos es el simple resultado de poner en relación experiencias a partir de un antes y un después y que por tanto pertenecen a tiempos diferentes. En cambio, la expereincia pura está siempre presente y no hace juicios.


Salud
Atrévete al silencio (Heidegger)

Responder