cae la nieve

Preguntas y discusiones sobre haikus concretos o sobre la teorí­a del haiku en general
Responder
Manglerojo
--------------------
Mensajes: 241
Registrado: 11/Mar/2017 19:17
Ubicación: Cuba
Contactar:

cae la nieve

Mensaje por Manglerojo » 07/Ene/2018 01:40

En una entrevista realizada a Vicente Haya, en un canal de televisión, le piden que se despida con algún poema y recita uno de Santôka:
Dentro de la muerte y de la vida
cae la nieve incesantemente.

El hecho de que eligiera este poema, me sorprendió, porque él siempre ha difundido aquellos poemas que se alejan de lo simbólico, de lo metafórico, etc. Lo cierto es que en la entrevista Nunca dice que lo que él declama es un haiku. Desde mi diminuto conocimiento, creo que no lo es, aunque de cierta forma pudiera tener haimi.
El haiku es de naturaleza tentacular, también se equivoca y se corrige, en ocasiones presenta difusas sus fronteras con otros géneros.
Mi pregunta es, compañeros: creen ustedes que clasificaría como haiku, este poema que Haya prefirió?
De igual forma, es hermoso y desde este rincón, agradezco al Maestro por amablemente compartirlo.

Abrazos para todos!!!
:D
Lo que le enseña la naturaleza le parece preferible a lo que le enseña el hombre.

José Martí

Avatar de Usuario
JL.Vicent
--------------------
Mensajes: 14375
Registrado: 21/Nov/2006 01:07
Ubicación: Valencia, España

Mensaje por JL.Vicent » 07/Ene/2018 03:46

Desconozco el "contexto" del programa televisivo en el que fue entrevistado y qué tendría en mente el propio Vicente en esos momentos; pero casi me atrevo a declarar que no debió ser gratuita la elección del haiku que citó...😉
Creo, y de ello ya hemos tratado algo en aquel artículo para HELA ("El haiku de lo sagrado. ¿Especie en peligro de extinción?", HELA nº30.1, junio 2016) que una pregunta como la que planteas aquí, Manglerrojo, no es del todo precisa. Que en la historia del haiku éste haya evolucionado tanteando entre aciertos y errores, entre aquello que funciona y lo que no en la muy omniabarcante sensibilidad nipona, no quiere decir que sus tentativas se desprecien del todo; sencillamente quedan en los márgenes. Parece que así sucedió con ciertos haikus-tentativos de Onitsura (palabras de luz, hilos de voz, etc) y no obstante regresó al camino de la sinceridad (makoto) porque así lo reclamaba la sensibilidad de sus contemporáneos. Nos decía el maestro Haya, que bien pudo haber evolucionado de ese modo a la occidental el haiku pero que en definitiva no lo hizo, no funcionó como literatura allí entre el pueblo japonés... Su propósito al parecer era bien otro, y que el haiku sirve para lo que sirve: para que el yo se extinga y solo sirva para vehicular la palabra-conciencia, para dar voz a eso que no somos y que se manifiesta en la naturaleza como energeia... Pero como decíamos en aquel artículo, el haiku tiene diferentes perspectivas todas ellas válidas e interesantes por sí mismas y los propios japoneses no las descartan en sus propias antologías. ¿Que si el haiku de Santooka que citó Vicente es haiku? Claro que sí, ¿por qué no iba a serlo? Pero no exactamente un "haiku de lo sagrado" al modo en que nosotros lo apreciamos a través de las enseñanzas que Haya nos transmite para que nosotros como occidentales lo entendamos. Nosotros lo clasificaríamos —siguiendo igualmente sus enseñanzas a modo de propedéutica— más bien de "haiku filosófico" tal vez o de "haiku zen"..., puesto que Santooka era monje budista; pero siendo haiku a la postre, sin el apelativo que Vicente como transmisor del haiku japonés bien entendido para occidentales nos ha ido enseñando. Que el llamado "haiku filosófico" no sea en definitiva el más idóneo para preservar aquello de mayor interés y cuya finalidad ha de cumplir el Haiku-dô, el haiku como camino espiritual o personal..., no resta para que otros tipos de haiku también entren a formar parte de las clasificaciones que Haya ha establecido pedagógicamente para nuestra comprensión. Del mismo modo nos ha ido enseñando a lo largo de todos estos años a diferenciar esos otros aspectos del haiku japonés como —"traducido" digamos al modo occidental— el "haiku proselitista" o el "haiku feísta" o el "intimista", etc. Ello solo es un modo de que el occidental se adentre en eso que los japoneses sencillamente denominan "haiku" sin más apelativos. La cuestión no es fácil para todos nosotr@s por la sencilla razón de que no somos japoneses; somos occidentales que intentamos meternos en la piel de la sensibilidad suya con todo lo que ello implica de contradictorio y apasionante. Pero no perdamos el rumbo. Porque el haiku es mucho más profundo y complejo de lo que a simple vista nos pueda parecer como simples occidentales.

Salud y disculpa la extensión, compañero. :wink:
Atrévete al silencio (Heidegger)

Manglerojo
--------------------
Mensajes: 241
Registrado: 11/Mar/2017 19:17
Ubicación: Cuba
Contactar:

Mensaje por Manglerojo » 08/Ene/2018 18:30

Muchísimas Gracias JLVicent, ha sido muy esclarecedora tu respuesta.
Al recibir el haiku y redactar la pregunta, estaba tan centrado en el de “lo sagrado” que olvidaba la existencia de los otros tipos.
Sigamos entonces en el Dô, compañero. Gracias nuevamente.
Un fuerte abrazo.
Lo que le enseña la naturaleza le parece preferible a lo que le enseña el hombre.

José Martí

Avatar de Usuario
JL.Vicent
--------------------
Mensajes: 14375
Registrado: 21/Nov/2006 01:07
Ubicación: Valencia, España

Mensaje por JL.Vicent » 08/Ene/2018 21:12

No hay de qué, compañero. Me alegro de que resulte esclarecedor. Justamente andaba mirando cierto prólogo de Vicente Haya, en donde expone:



<<Podría decirse que el de Santôka es un haiku que a duras penas sabe que lo es; es un haiku indiferente por serlo. Pero, por eso mismo, es un haiku atrevido. Un haiku que se ha olvidado de la estrofa y que se desembaraza una vez más de las férreas estructuras con las que pretendemos atenazar "lo sagrado" dentro de la cultura.
Con cierta influencia del "haiku libre" [jyûritsu haiku] de Seisensui, desde luego, pero llevando los experimentos del haiku moderno más allá, surgía un hombre que a primera vista parecía haberse abstraído en su poesía de esquemas culturales escribiendo versos como:

Kaze no mei-an o
tadoru


Sigo la luminosidad
y la oscuridad del viento



Más breve es casi imposible, pero más "japonés" tampoco. A todas luces, era un modo nuevo de la niponidad más clásica.
Por eso mismo, sus haikus respondían a la temática general del haiku, a saber: intimista, feísta, filosófico, descriptivo, cómico, proselitista, de lo sagrado y de la Compasión universal. Prácticamente, no hay haikus de Santôka que no entren en alguno de los supuestos mencionados.>>



Fuente tomada de: Saborear el agua. Cien haikus de un monje zen. Taneda Santôka. Traducción de V. Haya & Hiroko Tsuji. Poesía Hiperión, 2004.


Salud
Atrévete al silencio (Heidegger)

Manglerojo
--------------------
Mensajes: 241
Registrado: 11/Mar/2017 19:17
Ubicación: Cuba
Contactar:

Mensaje por Manglerojo » 09/Ene/2018 18:17

Gracias por compartir ese fragmento, que esclarece aún más el tema.
Ah se me había olvidado poner el link del video. Es éste>
https://www.youtube.com/watch?v=bnTdpTkt6ME

Abrazos
Lo que le enseña la naturaleza le parece preferible a lo que le enseña el hombre.

José Martí

Responder