BASHÔ: 4. AUTENTICIDAD (makoto/ karumi/ kôgo kizoku)

Preguntas y discusiones sobre haikus concretos o sobre la teorí­a del haiku en general
Responder
Avatar de Usuario
Mavi
--------------------
Mensajes: 3885
Registrado: 18/Nov/2006 00:14
Ubicación: Murcia, España

BASHÔ: 4. AUTENTICIDAD (makoto/ karumi/ kôgo kizoku)

Mensaje por Mavi » 13/Feb/2019 11:24

CUATRO: LOS FANTASMAS NO TIENEN NI COLOR NI OLOR


Hay un haiku del que sí conocemos el making-of : el mítico furu-ike ya, el haiku de la ranita.
Mientras pasean por un jardín, Butchô pregunta a Bashô cuál es el camino de la Ley del Buda. Bashô dice: Las hojas grandes son grandes, las pequeñas, pequeñas. Butchô le pregunta a dónde ha llegado últimamente. El otro dice que el musgo está fresco después de la lluvia. Butchô insiste con la cuestión de la Ley del Buda. Bashô oye un chof y dice: la rana salta, el agua suena. Todos se felicitan y se ponen a buscar un verso más que redondee la composición. Y así se produce el feliz nacimiento del haiku (eso sí, dando problemas ya desde el principio para encontrar el tercer verso).

Por algún motivo relacionado seguramente con la difusión del zen, repetimos una y otra vez la historia de este haiku. Y puede que para un grupo de budistas practicantes mueva “al cielo y a la tierra y a todos los dioses y demonios que los habitan a la admiración”. Puede que les parezca “el camino de Shikishima, igual a la creación de un Buda”. Pero es un haiku que, en Occidente, nos ha causado más problemas que otra cosa al ponerlo como ejemplo supremo y al vincularlo a las preguntas koan y a la Iluminación (satori).

Sin embargo, ni siquiera eso ha podido evitar que entendiéramos lo fundamental de esa escena inmortalizada por Kagami Shikô: Que no hay verdad fuera de que las cosas se muestran. Nada hay salvo el sonido del agua, el olor del musgo tras la lluvia, las hojas grandes… y las pequeñas.

Acaba el año.
El atajo entre pinos
envuelto en niebla




Makoto no aji: El sabor que tiene la verdad


Makoto (verdad poética, autenticidad) es un término que hemos empleado mucho desde que Vicente Haya comentara este haiku en 2004:

Erguido al frío,
para aferrar la azada
escupe en sus manos


Igual que hemos visto con hosomi, de makoto también se ha repetido hasta la saciedad que es una cualidad del autor. Y es curioso y es paradójico porque no hace ni un minuto que estábamos en un jardín donde oímos decir que no había más ley ni más verdad que el musgo, la lluvia o el sonido de una ranita al sumergirse…

Gracias a Dohô, otro discípulo de Bashô, podemos entender qué es y qué no es makoto (lo cuenta H. Shirane en Traces of Dreams: Landscape, Cultural Memory, and the Poetry of Bashô):

"Aunque se exprese claramente el objeto, si la emoción no brota naturalmente del objeto (...) no tendrá verdad poética (makoto). El resultado será una elaboración verbal, fruto del deseo personal".

Para Bashô la verdad poética (makoto) pertenece al universo, a la naturaleza.
Un haiku tendrá makoto en tanto que no haya nada más que las cosas mostrándose: las cosas no tienen ninguna intención (de impactar, de dejar conmocionado, de divertir…). De las cosas brota naturalmente una emoción sin pretensiones.

Cuando interviene un deseo personal, el haiku se convierte en una estructura a la que se da un uso comunicativo. Lo personal introduce sus propios rasgos (frivolidad, ironía, impudicia, dramatismo…) y utiliza la inocencia de las cosas como un medio. Por eso hay que recordar hoy y siempre que makoto significa justo lo contrario de lo personal: “Al llegar al fondo, debe decirse que hallamos un lugar sin color ni olor” dirá también Onitsura (Haikai nanakuruma no jo).

Makoto es la emoción que brota naturalmente de las cosas: nieve, pino, niebla, urraca... El haiku no desprende deseo de impactar o emocionar.


Karumi/makoto


Dice Federico Lanzaco que antes de Bashô se planteaba la poesía como lo ushin (de corazón verdadero) frente a lo mushin (sin corazón, vulgar) y que la poesía japonesa destacaba por un espíritu elevado que apreciaba valores como la austeridad, la imperfección natural, la impermanencia, la soledad… todo ello, sin embargo, envuelto en un halo de exquisitez un tanto aristocrática. Antes de Bashô no se encontró poesía en la vida ordinaria de la gente humilde ni en los trabajos rudos.

Nublado -
Arrancan cebollas
los jornaleros


Tampoco en ciertos aspectos de la Naturaleza que hoy nos parecen irrenunciables (tripas, cacas de pájaros, etc.).

viento en las nubes -
un perro mea
al pie de un árbol


Lo verdadero y lo vulgar se encuentran a partir de Bashô, entre otras cosas porque se aplica la norma Kôgo Kizoku (Despertar a lo alto, volver a lo bajo) y eso se nota en que los haikus empiezan a hablar de cosas que los géneros tradicionales jamás apreciarían. Del mismo modo se ve en que no respetan los estereotipos literarios y usan un lenguaje llano: “Haikai no eki wa zokugo o tadasu nari” (Haruo Shirane traduce la frase como adoptar el lenguaje común y corriente). El haiku puede parecer hasta infantil o tener mucho sabor de pueblo porque tiene la frescura del habla, no suena a oficial y ni a literario.

Karumi significa en la práctica que las cosas hablan el lenguaje del lugar.


La palabra da vida a los seres del haiku y los va a hacer como muy auténticos (aunque suenen nuevos al foráneo: por ejemplo, boria que es niebla en Murcia o chaucha que es vaina en Argentina) o como entes universalmente reconocibles pero literarios (de los que viven en el papel: céfiro, límpido, lontananza, estío).

De las chauchas
se desprenden semillas.
Viento del norte




Haikus de Mari Ángels Millán, Juan Francisco Pérez, José Luis Vicent, Israel L. Balan y Julia Guzmán.
"La verdad es una tierra sin senderos". Jiddu Krishnamurti

Manglerojo
--------------------
Mensajes: 331
Registrado: 11/Mar/2017 19:17
Ubicación: Cuba
Contactar:

Re: BASHÔ: 4. AUTENTICIDAD (makoto/ karumi/ kôgo kizoku)

Mensaje por Manglerojo » 23/Feb/2019 16:18

Muchísimas "Gracias" compañera

Abrazos
Lo que le enseña la naturaleza le parece preferible a lo que le enseña el hombre.

José Martí

Avatar de Usuario
Gorka Arellano
--------------------
Mensajes: 9517
Registrado: 20/Ago/2012 20:48
Ubicación: Navarra (España)
Contactar:

Re: BASHÔ: 4. AUTENTICIDAD (makoto/ karumi/ kôgo kizoku)

Mensaje por Gorka Arellano » 24/Feb/2019 16:20

Sí. Muchísimas gracias "Chino" "Rogando"
No es el universo el que necesita mejora, sino su modo de mirar (Sri Nisargadatta Maharaj)

Avatar de Usuario
Mavi
--------------------
Mensajes: 3885
Registrado: 18/Nov/2006 00:14
Ubicación: Murcia, España

Re: BASHÔ: 4. AUTENTICIDAD (makoto/ karumi/ kôgo kizoku)

Mensaje por Mavi » 07/Jun/2019 09:48

El haiku tiene la forma del lugar, el lenguaje del lugar. Ayer recordaba de pronto un haiku de Lentisco en el que plantea algo que viene a sumar a este hilo sobre karumi (la ligereza, la frescura)/makoto (la verdad poética). Contaba Paco por qué -al escribir cierto haiku en su tierra de adopción, Asturias- había empleado cierta palabra: viewtopic.php?f=8&t=33811&p=131274&hili ... no#p131274
A mí también me ha pasado aunque no había sido consciente de ello hasta ayer. Las palabras, aun cuando parezcan elegidas, son registro fidedigno del lugar.

Este haiku es en El Mirador, campo de Cartagena:

Entre naranjos,
remontan el maestral
los verderones


Éste en la Huerta de Murcia:

Noche de mistral.
De repente el potro
se tranquiliza


Abracicos y muchas gracias "Chino" "Rogando"
"La verdad es una tierra sin senderos". Jiddu Krishnamurti

Lentisco
--------------------
Mensajes: 293
Registrado: 21/Jun/2018 09:24
Ubicación: La Geja-Sierra de La Muela-Ojós (Murcia)/ Poreñu-Villaviciosa (Asturias)

Re: BASHÔ: 4. AUTENTICIDAD (makoto/ karumi/ kôgo kizoku)

Mensaje por Lentisco » 22/Jul/2019 16:12

Mavi, de verdad que es un gusto leer tus palabras intermediarias entre la sagrada realidad y la auténtica esencia del haiku. Gracias "Chino"

Responder