El haiku "cómico"

Preguntas y discusiones sobre haikus concretos o sobre la teorí­a del haiku en general
Responder
Avatar de Usuario
JL.Vicent
--------------------
Mensajes: 15143
Registrado: 21/Nov/2006 01:07
Ubicación: La Tierra

El haiku "cómico"

Mensaje por JL.Vicent » 10/Mar/2008 12:48

Abro este hilo de debate como resultado de una reflexión sobre "lo cómico" como categoría estética y dentro del haiku clasificado por algunos como de "haiku cómico". He copiado aquí parte de lo que escribí en el hilo iniciado por Israel, bajo el epígrafe de "vida silvestre", en espera de que él desee incluir aquí el haiku en cuestión.


Dices que el haiku es "casi un estado de conciencia en la mente del haijin", y creo que es un punto de vista de lo más legítimo y además interesante: es una forma de encarar la existencia, del vivir con atención; no con una "conciencia de foco", sino de "lámpara", como decía Alan Watts explicando el mito del "yo". Y eso es más que suficiente. Sólo que, efectivamente, "no siempre estemos en condiciones de captar y plasmar"..., porque nosotros los occidentales empleamos en mayor medida esa clase de "conciencia focal" que deja fuera un sin fín de percepciones que juegan un importante papel también en nuestro cotidiano existir.

Todo esto ha hecho que me fije en una cuestión: que si el haiku (como ya advertiste en otra ocasión a raíz de no sé que otro de nuestros debates) en su origen etimológico tenía el humor como componente esencial, me hace pensar en que el humor es otro estado de conciencia, y si bien es así, habría que ver por qué está muy presente en nuestra vida cotidiana (he leído de monjes iluminados que acostumbraban cada mañana a desternillarse de risa antes de empezar sus quehaceres diarios). Una mosca por sí sola no creo que nos produjese risa (acaso más bien incordio); pero esa misma mosca ("cojonera", como decimos acá) en combinación o relacionada con un televisor y aún más, si me apuras, contrastada con cierto programa de vida silvestre, es motivo de sonrisa, casi de chiste; pero eso, está ahí como cultura, no como (o no sólo) como naturaleza; es decir, lo jocoso del asunto, el sentido del humor, es así mismo otro estado de nuestra conciencia, pero sin la cultura, sin todo eso ( y aquí no puedo por menos que recordar a Monterroso y su "Movimiento perpetuo" cuando dice haber tres temas; el amor, la muerte y las moscas. Desde que el hombre existe, ese sentimiento, ese temor, esas presencias lo han acompañado siempre.) que hemos construido los seres humanos en torno a las moscas, ¿existiría o mejor, captaríamos el humor mismo? Pero bueno, eso ya entra dentro de nuestras categorías estéticas respecto a "lo cómico". Lo que quiero decir es que la base cultural es necesaria para la diversidad lingüística en cuya expresión varíe de una región a otra, quiere esto decir que lo cómico está implícito en la lengua y por tanto en la cultura y es por tanto cambiante. Lo cómico no se saborea en solitario, necesita un eco, una raíz social. Pero también se dice que la "insensibilidad" acompaña a la risa, que se dirige más a la inteligencia que a la emotividad; en fin, que como categoría estética, "lo cómico" está por desarrollar. Pero es muy interesante preguntarse porqué ríe el hombre.

Un saludo
:wink:
Ars longa vita brevis Hipócrates

Avatar de Usuario
JL.Vicent
--------------------
Mensajes: 15143
Registrado: 21/Nov/2006 01:07
Ubicación: La Tierra

Mensaje por JL.Vicent » 14/Mar/2008 18:48

En su libro El corazón del haiku. La expresión de lo sagrado. Mandala Ediciones 2002; Vicente Haya nos da cuenta de las diversas clasificaciones del haiku, y entre las menos frecuentes, destaca el de tipo erótico, el cómico, el amoroso y el proselitista. Tenemos aquí que esta otra clasificación de tipología menos frecuente, parece pertenecer a una subcategoría dentro de la propia clasificación más general, como es el de tono intimista, el de la Compasión Universal, el feísta, el filosófico, el meramente descriptivo y el sublime "haiku de lo sagrado", así como otro ¿subgénero más? denominado de "complicada clasificación".
Es curioso que lo que etimológicamente tenía una raíz referente a lo cómico, ocupe ahora, al transcurrir de los años y por tanto de la historia, una posición menos prominente y sí más cercana a lo mundano. Afirma Haya, que lo que este tipo de haiku pretende es arrancarle una sonrisa al lector, pero la diferencia con el "haiku pasatiempo" (otra categoría más que se nos quedaba por el camino) que precedió a Bashoo, es que no nace de la necesidad de diversión sino que se presencia algo divertido y se expresa en forma de haiku. En definitiva lo cataloga de un tipo de haiku propedéutico, a modo de precalentamiento, para cuando "el haiku de lo sagrado" llegue, nos pille en disposición de asombro. Aunque el asombro sea también sobre esas pequeñas cosas mundanas que dan ocasión para la alegría de vivir cuando resulta de una visión sana y sencilla de la existencia.

Se desprende pues que las clasificaciones y categorías, están indefinidamente abiertas y que lo cómico pues, debido a la especificidad cultural (es decir, diversidad) de la que procederá, será también abierta y cambiante. De nuevo lo que importa recalcar es la importancia de lo cultural (la raíz social) de la que brotará, porque al decir de Henri Bergson (La risa. Ensayo sobre la significación de lo cómico. Ed. Losada, Buenos Aires, 1939.Trad. de Amalia Haydée Raggio) "Para comprender la risa hay que situarla en un medio connatural que es la sociedad; sobre todo hay que determinar su función útil, que es una función social". O igualmente esta otra cita del mismo autor y obra “He aquí el primer punto sobre el cual he de llamar la atención. Fuera de lo que es propiamente humano, no hay nada cómico. Un paisaje podrá ser bello, sublime, insignificante o feo, pero nunca ridículo. Si reímos a la vista de un animal, será por haber sorprendido en él una actitud o una expresión humana. Nos reímos de un sombrero, no porque el fieltro o la paja de que se componen motiven por sí mismos nuestra risa, sino por la forma que los hombres le dieron, por el capricho humano en que se moldeó. No me explico que un hecho tan importante, dentro de su sencillez, no haya fijado más la atención de los filósofos. Muchos han definido al hombre como “un animal que ríe”. De modo que como nos decía Haya respecto a la mundanidad del haiku cómico, sitúa este la raíz social en un intento por situarnos en un mundo amable y lleno de armonía entre los seres que lo pueblan, en el que el vivir es un placer y en el que ocurren cosas imprevistas que nos divierten" Sólo que dicho mundo queda justamente referido igualmente a "la naturaleza" y no a lo social propiamente dicho; esto es lo que almenos aquí parece diferenciarse justamente de nuestras categorías estéticas respecto de las del arte de origen taoísta. Los ejemplos aducidos por Haya en su libro nos dan fe de esta diferencia con respecto a nuestro modo de apreciar lo cómico, más situado en el terreno de lo social y humano, que en el de la naturaleza.


Ahí va la ratoncita,
con su tocado de crisantemo
(caído) del altar budis
ta

(Takamasa)

Deja a la pulga
que vea (la belleza de) Matsushima,
y luego ¡que se ba
je!

(Issa)

O también este otro haiku de una poetisa infantil de siete años, extraído del libro del mismo autor, El espacio interior del haiku, Shinden Ediciones:

Me he tropezado con...
Un lindo brote de bambú
que asoma su c
ara

(Sano Kazuco)


De todas formas no creo que todo haiku cómico escrito en Japón, sea de la naturaleza; sino que como nos cuenta Maurice Coyaud en Hormigas sin sombra. El libro del haiku. Editorial DVD Poesía, también se puede encontrar en un periódico como el Asahi ('El Alba') un haiku como este...


Pista de patinaje.
El sacerdote, en zuecos,
la inaugura


( Maurice Coyaud no dice el nombre del autor del haiku, únicamente cita la fecha de edición del dominical, 4 de diciembre de 1977)


Puede que to be continued... :roll:
Ars longa vita brevis Hipócrates

Avatar de Usuario
JL.Vicent
--------------------
Mensajes: 15143
Registrado: 21/Nov/2006 01:07
Ubicación: La Tierra

Mensaje por JL.Vicent » 09/Abr/2008 12:57

El asunto trata sobre el humorismo en general y sobre el de Mingote en particular. Sé que es algo extenso, pero como digo siempre, quien guste de la lectura... Vale la pena.

http://www.nodulo.org/ec/2003/n017p02.htm



Salud

Responder