Selección de AGOSTO 2021 por Ariel Bartolini "ariel.b"

Haikus destacados por los participantes del foro
Responder
Equipo de administración
Administrador
Mensajes: 702
Registrado: 18/Nov/2016 13:42

Selección de AGOSTO 2021 por Ariel Bartolini "ariel.b"

Mensaje por Equipo de administración »

Selección mensual de agosto por Ariel. Gracias, compañero "Rogando"


Comparto estos frutos de agosto, frutos de cada percepción arrojada en el mundo que cada cual peregrina y siente. Frutos del intercambio que nos cruza y nos enriquece. Frutos de haijines de tiempos diversos que se nos acercan al leerlos. Frutos que como la granada abierta de Ajenjo o el limonero de José Luis se nos vienen a los sentidos a despertarnos y llevarnos ante un instante y su misterio. Gracias por los itinerarios que cada haiku ofrece, en este puñado y en la extensión del territorio que cada uno ensancha y nutre. Hasta siempre.



Senda
Gorka Arellano » 06/Ago/2021 18:38


Senda a Cala Pilar* -
Una roca cubierta
de socarrell**

* https://es.m.wikipedia.org/wiki/Cala_Pilar
** https://www.alamy.es/socarrell-gros-ant ... 94377.html


Un haiku en que lo específico no acota sino que localiza y confiere al instante una caligrafía de relevamiento. Esa mirada casi de naturalista, o de geólogo, no hace sino amplificar la sonoridad del aware, en sus ejes contrastantes. Longitud y perspectiva de la senda, en tensión con un rumbo. Puntualidad de una roca. Viraje de un haiku visual a un haiku donde la textura del socarrell convoca al tacto, llevándonos de esperar la llegada a Cala Pilar a dejar nuestros sentidos sobre el cuerpo a la vez mineral y vegetal de “una” roca. Finalmente el espacio del haiku pasa de tener la estructura de una perspectiva en fuga (la senda) a dirigir nuestros sentidos a sus márgenes, a apartarnos del camino y ver una roca, y luego ver en la propia roca, su piel de socarrell. De la direccionalidad senda-Cala Pilar hemos sido llevados por la percepción de Gorka al itinerario inmersiva roca-socarrell. Del itinerario a la inmanencia. En esa roca, ecos de lo sagrado.


Bosque nevado
Rodolfo Langer » 08/Ago/2021 15:46


Bosque nevado.
La bandada de estorninos
levanta vuelo

Cruces de sentidos, colores, sonidos y fugas componen los contrapuntos de este aware de nieve y vuelos. La nieve caída cubre la diversidad del bosque. Y en los matices del blanco, el color de los estorninos. Textura homogénea de lo nevado. Textura disímil de los cuerpos de la bandada. Lo que cae, lo que levanta vuelo. Lo silencioso de la nieve, el estertor de la bandada que se alza en vuelo. La mirada al cielo y a la nieve donde el haiku nos detiene, en su propia periferia, en su armónico mu-i, en el bosque nevado, sin los estorninos, ante la marca de sus pisadas hundidas en impulso, la huella del vuelo. Lo intempestivo, lo sonoro, una marca, abren el haiku a las texturas de la finitud.



Vega
Piluca C.P. » 04/Ago/2021 11:18


Sol en la vega.
Entre cañas de azúcar
se ve el mar

Pasares y permanencias. El sol se va moviendo sobre la vega. El sol y el suelo húmedo, el suelo bajo. La vertical de las cañas, el tamiz de la mirada, la esbeltez y por detrás la gran horizontalidad palpitante, sonora, revulsiva, del mar de Chile, detrás de la levedad de las cañas el portento del oleaje y de la espuma, mientras el sol cruza la vega. Itinerarios, materias del mundo, olores, humedades y color. La plenitud de un instante en este haiku incesante.



Amanecer
JL.Vicent » 12/Ago/2021 15:28


Amanecer...
La calima en las hojas
del limonero

Como en el bosque nevado de Rodolfo direcciones y levedades se cruzan en este instante. Está amaneciendo, los tres puntos suspensivos nos dejan en la perplejidad ante el cosmos. Mientras percibimos el girar de la tierra, un fino polvo ha caído. De las luces que clarean, del gran escenario cósmico de la mañana, a un fino polvo depositado en unas hojas pequeñas de un árbol de limones. Prefiero esos ejes que ligan la mecánica de nuestra Tierra con el caer de un fino polvo y la doble mirada que registra uno y lo otro como un músico que distingue los valores de un acorde. El haijin que abre su percepción escucha el acorde del mundo. Y JL lo escribe. La escritura del haiku es la consignación de una polisemia que se brinda en un instante del mundo.



Azucenas
Gorka Arellano » 12/Ago/2021 08:31


Azucenas* -
El choque de las olas
en la tarde

* https://es.wikipedia.org/wiki/Pancratium_maritimum

Traigo la belleza del haiku y también la apreciación -con la que coincido- de JL Vicent de un sabor “poético”. Me he preguntado si lo poético de este bello haiku reside en provocarnos empatía ante el contraste de las azucenas y la delicada belleza de su quietud, versus la belleza masiva del choque de las olas. Las olas en su movimiento se rehacen en el mar indistinguible, pero las azucenas en su frágil caligrafía, parecen anunciar lo efímero. La espuma y los pétalos se asemejan en color y brevedad. Ese contraste comparativo, es traído por un haiku de tarde: El día en su finitud es contexto y contingencia. Ese mundo de delicados contrastes, se hace presente en las capas de percepción de este haiku de Gorka que nos abre a la policromía de las azucenas y el oleaje, mientras la tarde…



Granadas
Ajenjo » 11/Ago/2021 07:17


Granadas abiertas
tenue tras el tejado
un arcoíris

Granadas abiertas en su intensidad, en el portento de su color y de su brillo, en su disponibilidad, ya abiertas, a la mano y al sabor, que llevan este haiku a un infrecuente sentido, el del gusto, imposible de mitigar leyendo “granadas abiertas”, incluso el del tacto que se estimula a sentir los granos dulces rompiéndose en la boca. Granadas rojas, intensas, sensoriales. Y tras ese primer plano intenso, un arco iris que apenas tenue, no deja de mostrarse detrás de unas tejas de techo. Nos deja una percepción espectral de la lluvia… ya ha cesado? Su indeterminación hace tenues los bordes mismos del instante, y el color de las tejas atenúa el color de las granadas, y el arco iris, detrás, tenue también. Un haiku con lo intenso y con lo tenue. Finalmente, me acerca un eco de “cosas humanas”: la granada cortada, su condición de fruta a ser comida, el tejado. Este haiku nos deja contemplando un mundo cotidiano de tejados y frutas, bajo la fascinación intemporal de un arco iris. Nos abre a la percepción del contacto entre lo cotidiano y lo sorprendente.



Hierba
Hikari » 19/Ago/2021 23:05


En la hierba el rodal
donde murió el jabalí.
Hinojo en flor

Para esta maravillosa captura del misterio que palpita en los bordes de la percepción, traigo las palabras precisas de JL Vicent en el hilo suscitado por este haiku : ”veo el rodal y al jabalí muerto (ambos a la vez) en el mismo momento y lugar, cuando en realidad para apreciar ese rodal el cuerpo del animal ya no debería estar presente” La escritura asume el riesgo de una percepción donde la asincronía documenta el armónico de lo real, la condición espectral que manifiesta lo sagrado. Hikari comenta “el haijin sabe que allí había un jabalí.
Ese saber no es una apostilla intelectual distorsionando la percepción. Nos dice que el propio instante puede manifestar una cierta dimensión asincrónica. Lo empático puede ligar lo percibido con una emoción que procede de la huella o la marca del paso de los instantes.
No hay condición efímera sin condición sucesoria, y es una sucesión que en la sensibilidad puede operar, en algunas percepciones, como transparencias, como capas de acuarela sobrepuestas. Un (preferiría “un” que “el”) jabalí murió y la marca tiñe físicamente y emocionalmente ese sitio que deviene “roal-rodal”.
La marca de lo pasajero, de un instante, del peso de lo inexistente. Un haiku que nos deja pasmados y absortos. Un Haiku. Termino citando la expresión de Gorka en el hilo de comentarios : “Sensitividad y sugerencia. Es lo que le tenemos que pedir al haiku”.
Que si, que en este haiku están y asombran.


Selección parcialmente publicada en ERDH.facebook: https://www.facebook.com/ERDH.haiku/pho ... 607840372/
Un cordial saludo a todos los usuari@s y visitantes de ERDH.
Responder